• Regístrate
Estás leyendo: México ya tiene su ‘tinder’ para riñones
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 13:00 Hoy

Nada personal, solo negocios

México ya tiene su ‘tinder’ para riñones

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

En México uno puede encontrar un riñón compatible con su mejor amiga en un restaurante. Al menos eso fue lo que me pasó hace dos años, tomando un café en Polanco, y hoy ya es un proyecto de salud donde hasta un premio Nobel de Economía está involucrado.

En junio de 2016 entrevisté al fundador de Rainmaker Group, una firma especializada de seguros y reaseguros de Miami. “A mí lo que me tiene más entusiasmado es el tema de los trasplantes de riñón, el Global Kidney Exchange”, me dijo Gabriel Holschneider, “donde uno puede conseguir un donador compatible más rápido”. “Necesito un riñón”, le dije interrumpiéndolo, “no para mí, para una amiga que está hace años en diálisis”. “Si ella tiene alguien que pueda donar un riñón aunque no sea compatible, lo podemos conseguir”, dijo. Tres meses más tarde, Marisol Robles recibía el segundo trasplante global de esta red en una clínica en Toledo (Ohio). Algo que podría haberle llevado más de 30 meses de espera en el Registro Nacional de Trasplantes.

Hace unos días estuvieron en México con sus socios locales, los cerebros detrás de esta iniciativa: Alvin Roth y el matrimonio de Susan y Michael Rees.

Roth, premio Nobel de Economía 2012, recibió este galardón entre otras cosas por haber creado el ‘algoritmo de compatibilidad’, que permite aumentar la probabilidad de conseguir un riñón a un paciente siempre y cuando aporte a cambio un donador (compatible o no). Su fórmula es la base del modelo de ‘donación renal pareada’ que permite subir todos los datos genéticos de quienes requieren y de quienes donan un órgano a una plataforma digital que compara rápidamente los datos hasta que se logra un match.

Michael Rees, cirujano de la Universidad de Toledo (Ohio), comenzó hace 18 años el proyecto bases de datos de compatibilidad para lograr más trasplantes. Susan es quien opera ese listado renal de ‘donadores y donantes’ que ya ha impactado a más de 5 mil personas en todo el mundo.

“En 20 años, un paciente no debería entrar en hemodiálisis. Con subir sus datos a una base global, conseguirá en 15 minutos un riñón compatible en algún lugar del mundo”, afirma Roth.

En México, la red trabaja con Pro-Renal, una AC que aplica el mismo modelo y algoritmo. “Tenemos una altísima incidencia de problemas renales. Cada año 13 mil personas mueren de insuficiencia mientras otros 13 mil se suman a la base de datos de diagnosticados. Hoy 60 mil personas están en diálisis y 14 mil esperan un trasplante”, dice Arturo Dib Kuri, director general de Pro-Renal.

Cada año se hacen 3 mil trasplantes de riñón, apenas 22 por ciento de la población enferma. El resto (unos 7 mil) seguro tienen un familiar o amigo que quiere donarle un riñón.

La AC aprovechó la visita y lanzó la campaña 7-14-21 (7 pacientes, 14 mexicanos beneficiados, en 21 semanas) con la que busca conseguir fondos —3.2 mdp— para arrancar una verdadera cadena multiplicadora de donaciones como la que operan los Rees en EU.

Hoy hay 200 mexicanos inscriptos en Pro-Renal y hay oportunidad tanto de donar dinero como un riñón de manera altruista.

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.