• Regístrate
Estás leyendo: Más pobres y un yate para Baillères
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 21:43 Hoy

Nada personal, solo negocios

Más pobres y un yate para Baillères

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

Según los resultados presentados ayer de la Encuesta Nacional de Ingresos y Egresos, en México aumentó el ingreso medio de los hogares y, por ende (siguiendo la línea de algunos economistas), disminuyó la pobreza.

Pero al margen de las polémicas por las metodologías aplicadas por el Inegi en sus reportes desde 2014, la conclusión que los datos revelan es que el ingreso trimestral por hogar en 2016 en México fue de 48 mil 521 pesos, es decir, 2.1 por ciento más con respecto a 2014.

Con estos datos, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) hará su medición sobre los niveles de pobreza. Si Arquímedes tiene razón, la conclusión del Coneval (que se publicará justo al inicio del proceso electoral de 2018) es que la pobreza disminuyó. Sin embargo, muchos de los indicadores que tomó en cuenta el Inegi se dieron en medio de un ambiente de volatilidad, desatado por el tipo de cambio, la baja en los mercados del petróleo, la inflación y otros indicadores base. Entonces, ¿qué postal darían esos datos con mayor inflación, con un peso depreciado y con salarios que apenas si se habrán modificado desde entonces?

A contrapelo de estos resultados hay estudios que cuentan otra historia. Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) reveló que la desigualdad en México es mucho mayor de lo que se había calculado en años previos: 10 por ciento de los mexicanos controlan dos terceras partes de los ingresos a escala nacional. Esto indica que los niveles de desigualdad son hasta 77 por ciento más elevados de lo que se creía previamente.

Otro dato: 1 por ciento de los mexicanos controla una tercera parte de la riqueza del país; en tanto, 60 millones viven en la pobreza.

Así, mientras México es campeón en desigualdad, en círculos que la inmensa mayoría de los mexicanos ignoramos, se nos escapan joyas como la descripción del yate Mayan Queen IV, del empresario Alberto Baillères, de Grupo Bal; es uno de los 50 yates más grandes del mundo, dicen los editores del sitio Boats International. Mide más de 90 metros de eslora, tiene helipuerto y puede recibir otras dos aeronaves pequeñas. El navío costó en 2008 entre 140 y 160 mdd y se calcula su operación y mantenimiento en 15 mdd anuales.

El yate fue visto hace unos días zarpando de Sandwich, en Cape Cod, Massachusetts, rumbo a las quietas aguas de la isla de Martha’s Vineyard. La nave es tan grande que no ancló propiamente en la marina de Sandwich, sino a las afueras, desde donde zarpó personal para tenerlo completo y listo. “Es hermoso”, dijo el capitán del puerto.

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.