• Regístrate
Estás leyendo: Mañana arranca la mudanza más grande de Latinoamérica
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 19:54 Hoy

Nada personal, solo negocios

Mañana arranca la mudanza más grande de Latinoamérica

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

Yasmín Gómez Lamadrid se ha mudado una sola vez en su vida, pero podría dar una maestría sobre cómo organizar no una, sino ¡11 mil 500 mudanzas! en pocos días. Ella es la directora de estrategia, planeación y control de BBVA Bancomer y el cerebro detrás de la mayor migración corporativa de toda la región.

A partir de mañana, a las 15 horas comenzarán a llegar desde el anterior edificio de Xoco, en Coyoacán, una a una las cajas de los 5 mil 400 empleados de la flamante Torre Bancomer de Reforma y Lieja.

No son los únicos. El plan completo de relocalización incluye otros edificios: Parque Bancomer (Polanco), Centro de Procesamiento de Datos (Atizapán), el corporativo (Montes Urales) y Tecnoparque.

“Migramos de 240 mil a 460 mil metros cuadrados, en parte porque la mudanza contempla el crecimiento que prevé el banco para los próximos años”, me explicaba Gómez.

Desde julio del año pasado ella y su equipo estudiaron los puestos de cada uno de los 10 mil empleados, hicieron un censo de las necesidades de cada uno y hasta de las relaciones que tenía con otros empleados y áreas, para ubicarlos de la manera más cómoda y más cercana por tareas. Si hacer esto a la hora de sentar parientes en una boda es complejo, imagínese en torres de 50 pisos como la de Reforma o la de Polanco, de 30 pisos. “Y no solo los espacios de los empleados actuales, sino una tablilla de crecimiento del organigrama de aquí a 2020… sin olvidar que el banco es un organismo vivo que cambia todo el tiempo”, me explicaba la ejecutiva que contó con un equipo de cinco personas más 147 colaboradores internos y externos. Desde abril dejaron de arrastrar el lápiz sobre maquetas y comenzó el movimiento de equipos, a un promedio de dos camiones de mudanza por semana.

Pero no todo se muda. Los muebles usados se donaron a diferentes instituciones, entre ellas la Sedena, y un buen lote de ellos, más algunas obras de arte (ya que no tienen cabida en edificios sin paredes como es el nuevo diseño), se clasificaron con un especialista y se hará una subasta a sobre cerrado entre todos los empleados.

Parte de la logística incluyó digitalizar archivos y dejar solo los que por temas legales consideraba que debían estar en cada edificio. Además, los empleados estrenarán una nueva ‘imagen’ de oficinas, ya sin peluches ni portarretratos en sus escritorios: todo será neutro, blanco y despojado de decoración personal. “Nunca me he mudado, solo una vez cuando dejé mi casa y metí todas mis cosas en una sábana”, recuerda Yasmín.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.