• Regístrate
Estás leyendo: La sesentera idea de una zona franca
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 09:56 Hoy

Nada personal, solo negocios

La sesentera idea de una zona franca

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

El nuevo Presidente anunció que en menos de un mes se creará la zona libre más grande del mundo: una franja de 25 km. a lo largo de los 3 mil 680 km. de frontera con EU.

“Están equilibradas las ganancias y las pérdidas con esta medida: hay ganancias absolutas en materia política y no tantos beneficios en materia económica”, me explica Eliseo Díaz, investigador del Departamento de Estudios Económicos del Colegio de la Frontera Norte. “La zona franca era una idea válida cuando éramos una economía cerrada. Éste no era un reclamo general en la frontera, solo de aquellos que añoraban cuando se instauró esta misma zona en la década de los 60”, agrega Díaz.

La nueva —o más bien resucitada— área agrupará a unas 25 ciudades, que concentran una población de siete millones de personas. Además recibe flujos migratorios de unas 300 mil personas al año (sin contar las nuevas caravanas centroamericanas) donde poco más de 80 por ciento decide permanecer en las ciudades fronterizas mexicanas. Este corredor representa 6 por ciento de la población nacional y el mismo porcentaje de participación en el PIB nacional.

Este corredor norte contribuye de forma importante al erario, por lo que algunos estudios del Senado indican que la anunciada disminución del ISR y del IVA podrían generar una caída en la recaudación de más de 100 mil mdp.

Hace unas semanas, Deloitte publicó una encuesta realizada a empresarios de la zona. El relevamiento se hizo con firmas de Tijuana, Mexicali, San Luis Río Colorado, Nogales, Ciudad Juárez, Laredo, Reynosa, Ciudad Acuña, Piedras Negras y Matamoros.

Ante la pregunta de cuál era su expectativa con el comportamiento de los precios (ante la disminución de IVA y de ISR, así como aumento del salario), la mayor parte (55 por ciento) afirmó que deberán afrontar los efectos de la inflación que generará estos cambios. De hecho solo 10 por ciento no espera efectos inflacionarios con esta zona libre.

En el caso de la homologación de precios de los hidrocarburos con EU, “debió hacerse de una manera diferenciada, porque hoy las ciudades que están al oeste tienen los mismos precios que del otro lado, versus aquellas que son vecinas de Texas. California, como nosotros, consume gasolina texana”, agrega Eliseo Díaz; “la homologación con EU no es solución a la caída del crecimiento en esta zona. Hay un cambio en el patrón de industrialización. Se necesita una evolución de las maquilas a producción con mayor valor agregado, como en El Bajío”.

Los cambios impositivos y salariales que se activan el 1 de enero en la frontera norte parecen una solución superficial a un problema mucho más profundo que arrastra esta zona en lo que hace a atracción de inversiones nuevas y de creación de clusters especializados que eleven el desarrollo económico y la mejora ‘natural’ de la mano de obra que requiera.

barbara.anderson@milenio.com
@ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.