• Regístrate
Estás leyendo: La regadera mexicana que hizo explotar a Kickstarter
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 08:05 Hoy

Nada personal, solo negocios

La regadera mexicana que hizo explotar a Kickstarter

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

Dicen que las mejores ideas se nos ocurren en la regadera.

A Carlos Gómez Andonaegui fue la regadera misma la mejor idea que se pudiera haber cruzado.

El ex CEO de Sport City, en sus tiempos de control de costos de la cadena de gimnasios, siempre lidiaba con el desperdicio de agua. Por eso junto a su papá se pusieron a diseñar una regadera que consumiera menos agua. Y crearon Nebia, literal, una neblina de agua que ahorra hasta tres veces el flujo de agua.

“En 120 años no se había diseñado nada disruptivo, nuevo y creativo alrededor de este producto”, dice el propio Gómez desde sus nuevas oficinas en San Francisco, California.

Ayer fue la presentación oficial de esta nueva empresa que fue concebida en la Ciudad de México, pero que nació al cobijo de una de las zonas más innovadoras del mundo: Silicon Valley. Mudados a este ambiente de emprendedores rápidamente salieron a buscar inversionistas, a quienes como parte del pitch de venta invitaban a bañarse antes de escuchar sobre el negocio.

¿A quién tentaron como su primer inversionista? Ni más ni menos que a Timothy Cook, el CEO de Apple, quien personalmente puso capital en esta start-up mexicana que solo cuenta con seis empleados.

Desde México también consiguieron capital de las familias de Dionisio Garza (ex Alfa) y de José Ramón Elizondo (Vasconia y Voit).

Y para conseguir más fondos, pero ante todo promoción del producto, exposición y hasta un muestreo del tamaño del futuro mercado de su regadera, ayer también se estrenaron en Kickstarter. Se trata de la plataforma de crowd sourcing donde mucha gente participa en la preventa de un producto que aún no existe, adelantando dinero para el inventor.

“Nuestra idea era recaudar unos 100 mil dólares en 31 días y en las primeras 15 horas ya llevamos captados 500 mil dólares”, agrega el fundador.

Carlos Gómez reclutó para su aventura emprendedora un equipo de lujo: a Philip Winter, quien venía de la firma Toilets for People (otra start-up que hacía inodoros sin agua para países en desarrollo) y a Gabriel Parisi-Amon, un doctor de Stanford que dejó su puesto como responsable de la cadena de suministros del iPhone 6 en Apple para dedicarse por completo a Nebia.

“Más allá de la novedad, queremos montar una empresa de largo plazo con una conciencia social y productos disruptivos que no generen basura. La regadera es el primer producto de varios que lanzaremos”, añade Carlos Gómez desde la oficina en South of Market (SOMA) en San Francisco.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.