• Regístrate
Estás leyendo: El Naicm, también es territorio Slim
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 21:43 Hoy

Nada personal, solo negocios

El Naicm, también es territorio Slim

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

Desde que lord Norman Foster y Fernando Romero bocetaron en una hoja de papel hace dos años lo que sería su idea del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (Naicm), Carlos Slim no ha dejado de frotarse las manos. El hombre más rico de la historia de México quiso que sus empresas —y hasta su familia— estuviera en buena parte de “la” obra de infraestructura de las últimas décadas del país.

Romero es yerno de Slim y autor de la mayoría de las obras recientes de la familia, incluido el Museo Soumaya.

El ingeniero tuvo la primicia de este megaproyecto y sin dudas accedió a los detalles incluso antes de que se presentara en el concurso que abrió la SCT. Fue de los primeros en saber el verdadero tamaño de la obra, valuada en 10 mil mdd.

Si bien el aeropuerto se licita por partes, hay buenas porciones que quedaron en manos del suegro de quién lo diseñó. ¿Qué porcentaje de la obra ya tiene Slim?:

Edificio terminal: equivale a 47% del presupuesto total. Son 744 mil m2 que construirá con un consorcio donde brillan dos de sus empresas (la mexicana Cicsa y la española FCC, donde es accionista mayoritario con 61.11%) además de ICA, con quien tiene una relación muy cercana de participación personal accionaria, salvatajes financieros a lo largo de los últimos años. Se suman empresas con alguna de las cuales también se quedó con otra obra del NAICM: Prodemex, de Olegario Vázquez Aldir; La Peninsular, unidad de construcción de Grupo Hermes de Carlos Hank Rhon y la Constructora y Edificadora GIA+A (de Hipólito Gerard) además de la española Acciona. Monto: 4 mil 200 mdd.

Pista 3: una obra en la que también va en consorcio con La Peninsular, GIA +A y Prodemex. Inversión: 361 mdd.

Planta de Tratamiento de Aguas Residuales: la obra fue adjudicada a Aqualia Infraestructuras, una empresa española que es ni más ni menos que parte de FCC, la desarrolladora española dónde es mayorista desde hace un año Carlos Slim. Es un contrato otorgado por Conagua por 115 mdp.

En 2013 Norman Foster, dijo Fernando Romero en una entrevista, se interesó en conocerlo y se encontraron en la sucursal neoyorkina del despacho del mexicano, FR-EE. Allí surgió la idea de trabajar juntos y fue al primero que llamó cuando se abrió el concurso internacional para el
NAICM. El inglés ya estaba en el proyecto con el que trabajaron ambos despachos por nueve meses. Ganaron y el contrato de diseño se cerró en mil 841 mdp. Y desde ese momento, Carlos Slim no ha dejado de frotarse las manos.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.