• Regístrate
Estás leyendo: El conflicto Kia-Nuevo León ya es federal
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 04:39 Hoy

Nada personal, solo negocios

El conflicto Kia-Nuevo León ya es federal

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

El 16 de mayo saldría de la planta de Pesquería el primer auto Kia fabricado en México. ¿Por qué no afirmo que "saldrá"? Porque la armadora coreana está en medio de un conflicto jurídico-político tanto con el gobierno de Nuevo León como con el gobierno federal.

Si bien ya la planta de Kia tiene un nivel de avance de 97 por ciento (con una inversión de 2 mil millones de dólares), el convenio de inversión que firmaron cuando anunciaron la instalación, con el ex gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, no se está cumpliendo desde hace nueve meses. Esto ha puesto a la armadora y al estado en un tire y afloje que es muy probable que termine en Washington.

Para el actual gobernador, Jaime Rodríguez Calderón, los incentivos prometidos a Kia fueron excesivos... tanto que el convenio rozaría lo inconstitucional. ¿Un ejemplo? El convenio incluye la exención por 20 años del impuesto sobre la nómina. "Sin duda esto está sobre la ley, porque solo se pueden ofrecer cinco años, con posibilidad de renovar por otros cuatro... pero no 20", me decía un empresario regio que conoce de cerca el conflicto.

El gobierno neoleonés revisó dicho convenio y le dijo a los coreanos que las condiciones eran imposibles de cumplir y que la única salida era renegociar todo el proyecto completo, desde cero. Básicamente, se tendrían que repetir los siete pasos que requiere la Ley de Fomento y Promoción a las Inversiones, que aplica a las empresas que quieren instalarse en el estado. La única diferencia es que esta empresa ya está a punto de quedar lista. En pocos meses empezaría a producir vehículos y en una semana más presenta oficialmente toda su red Tier 1 de proveedores (también en Pesquería).

Para el gobernador Rodríguez, el convenio es ilegal y no lo van a cumplir. "Habrá que negociar", dice habitualmente cuando le preguntan sobre este espinoso tema.

"Si, es cierto. Tal vez las concesiones ofrecidas para la instalación de la planta fueron exageradas, pero si es ilegal o no, eso no lo puede decir ningún funcionario, sino un juez", me dicen desde la armadora. "Esto ya no es un problema de Kia y Nuevo León, sino entre dos gobiernos, el de México y el de Corea del Sur".

Es por eso que si no se logran acuerdos que sean convenientes para ambas partes, este mes Kia elevaría el caso al plano internacional.

"Estamos con los mejores abogados de arbitraje internacional para llevar el caso al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones" del Banco Mundial, en Washington, me confirma un alto funcionario de Kia. "Esto afectará más al gobierno federal que al de Nuevo León".


barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.