• Regístrate
Estás leyendo: De por qué Germán Larrea debe amar los autos eléctricos
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 11:00 Hoy

Nada personal, solo negocios

De por qué Germán Larrea debe amar los autos eléctricos

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

Después de meses de ausencia en las noticias, con una cotización sin variaciones (y muy baja) tras la caída de la demanda de China, el cobre de repente vuelve a ser noticia.

¿La razón? El boom de los autos eléctricos.

Solo Tesla anunció la semana pasada que su Modelo 3 (el más económico de la marca) rompió récord de reservas a 10 días de su lanzamiento: 325 mil unidades. Y lo más curioso es que se espera que recién esté disponible para esos clientes en 2018.

Según publicó el Financial Times hace unos días en una entrevista con Ribert Friedland (propietario de las Minas Ivanhoe), "cada Tesla requiere en promedio 65 kilos de cobre". Hagan cuentas... como seguro las estarán haciendo Germán Larrea, de Grupo México, y Alberto Baillères, de Peñoles.

"No hay sustituto del cobre en costo-beneficio. Veo muy sólido a Grupo México, y otros beneficiarios serán Santa María de la Paz, Cobre del Mayo y Peñoles", me decía Raúl García Reimbert, consultor y analista del sector minero.

Según un pronóstico publicado por Bloomberg New Energy, las baterías de los autos eléctricos consumirán para 2030 más de 900 mil toneladas de cobre.

Si bien eso representa 5 por ciento de toda la producción mundial del metal (que llegó a cotizar en 10 mil dólares la tonelada y ahora ronda 4 mil 700), sí es un nuevo cliente que seguramente no tenían contempladas ninguna de las grandes empresas mineras.

Como señal, Rio Tinto, que es la segunda mayor compañía minera del mundo, nombró como su próximo director ejecutivo a su actual director de cobre.

De los empresarios mexicanos, el más beneficiado sería sin duda Germán Larrea, dueño de las minas de Grupo México y Southern Copper; con operaciones en nuestro país y en Perú es el cuarto mayor productor de cobre del planeta y en los rankings figura con la empresa con la mayor reserva mundial.

El año pasado la producción de Southern Cooper fue de 742 mil 993 toneladas (un aumento de producción de casi 10 por ciento versus 2014). Este año, reza su informe trimestral, espera aumentar 21.6 por ciento su producción a pesar de los bajos precios internacionales del metal. "A Grupo México lo veo sólido y será un portento en cuanto suba el cobre", agrega Reimert.

No por nada la mayoría de las empresas mineras globales está vendiendo sus operaciones en plata u oro y se están reservando las de cobre.

En la previsible bonanza, y tal vez impulsada por un negocio nuevo como el de los autos eléctricos, Germán Larrea tendrá unos buenos dividendos.

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.