• Regístrate
Estás leyendo: “A disaster”, dicen ahora los granjeros estadunidenses
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 13:39 Hoy

Nada personal, solo negocios

“A disaster”, dicen ahora los granjeros estadunidenses

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

Estamos a pocas semanas de la tan anunciada apertura y renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), sí, ése que el presidente de EU calificó desde su campaña como “a disaster” o “el peor acuerdo de la historia”.

“Es curioso, pero muchos productores de EU ni siquiera sabían que sus granos o sus animales terminaban en México. Buena parte de ellos le vendían a grandes acopiadores que luego se encargaban de enviar todo a nuestro país, de ahí el desconcierto de muchos de ellos ahora que tocarán un acuerdo que les ha traído solo beneficios”, me explicaba hace unos días José Guillermo Zozaya, director general de la ferroviaria Kansas City Southern de México.

Mientras el secretario de Agricultura, Sonny Perdue, y el de Comercio, Wilbur Ross, le prometen a los productores estadunidenses que esta renegociación será muy positiva para ellos, los datos reales, los números en sus balances, no reflejan lo mismo.

Por primera vez en cuatro años, en los primeros cuatro meses de este año cayeron 15 por ciento las exportaciones estadunidenses de harina de soya utilizadas para alimentar ganado y aves de corral mexicanos. Las exportaciones de pollo de EU a México también bajaron 11 por ciento, la mayor caída desde 2003. Las ventas de maíz desde el midwest gringo a nuestro país bajaron un “inesperado” 6 por ciento de enero a abril.

Estos productos no los elegí al azar: México es el comprador número 1 justamente de maíz, soya y aves de corral de EU. Una nota del fin de semana en el Wall Street Journal atribuye estas caídas a la precaución de los empresarios mexicanos que no quieren que cualquier eventualidad en la negociación del tratado les genere una falta de suministro.

Precisamente la Cámara Nacional de la Industria Molinera de Trigo de México anunció la compra de 25 mil toneladas de trigo de Argentina para tener el tiempo suficiente (dos meses) de ajustes sanitarios y no perder producción si su (¿ex?) mejor proveedor pone aranceles a sus granos.

Si siguen bajando las importaciones de México, esto no solo afectará los precios de los bienes estadunidenses, sino también en las existencias: a menos venta, más stock en los silos estadunidenses, lo que afectaría la cotización internacional, obligando a vender a menores precios sus productos.

La renegociación del TLC comenzó desde las tecnificadas plantas armadoras y empresas manufactureras, pero terminará dirigiéndose en los dorados campos del centro del país, una zona donde Donald Trump ganó (y ahora padecen esa decisión).

A partir de hoy, esta columna se va de viaje. Por cuestiones familiares debo estar dedicada al ciento por ciento a mi rol de mamá, y un poco lejos de México durante todo julio. Pero nos volvemos a encontrar en este mismo espacio a partir del próximo 7 de agosto.

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.