• Regístrate
Estás leyendo: Olimpiada perdida
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 06:14 Hoy

Casta Diva

Olimpiada perdida

Avelina Lésper

Publicidad
Publicidad

Iniciamos como perdedores olímpicos, los uniformes peor diseñados, cortados y deprimentes son los de la Delegación Mexicana. Nuestros deportistas que se entrenan durante años para esta competencia, padeciendo el insuficiente apoyo para desarrollarse, ahora tienen que pasar por la humillación de vestirse con estos pants de saldo. El Comité Olímpico Mexicano dice que cada kit cuesta 50 mil pesos, cómo puede costar eso si la ropa carece de diseño original, las camisetas y sus colores, la verde fosforescente, la roja y la blanca son del stock de JOMA, el fabricante que ganó la licitación, y cuestan 10 euros, los pants 30 euros, todo el kit es de catálogo chino, están en venta en la tienda digital JOMA. Es una irresponsabilidad que el COM “haga negocio” con el valor simbólico del uniforme porque seguramente no saben para qué se inventó, así que se los voy a decir: es una prenda que simboliza la identidad y los valores de una institución o país, es casi como una bandera para vestir, por eso los ejércitos cuando van a la guerra defienden su uniforme, porque es una extensión de su nación. Romper o retirar un uniforme es una humillación, es un deshonor prohibir a una persona el uso de su uniforme, en la guerra es parte de la derrota, se conservan como botín del triunfo, y se exponen en museos. En el deporte la contienda continúa y el valor del uniforma se mantiene, los aficionados por eso visten la camiseta de su equipo, ¿entendieron? Con los uniformes que les dieron a nuestros deportistas van en desventaja con el resto de los países, no motivan orgullo y no representan nada porque no hay diseño, compraron ropa de stock y la bandera es un parche. Los equipos de Inglaterra y Canadá crearon diseños exclusivos para el evento, llevan escudos que cubren el pecho, como auténticos guerreros, los colores destacan las prendas y algo muy importante: les permiten mostrar los cuerpos que durante años han cultivado, porque de eso se trata, son deportistas, son personas disciplinadas, y su cuerpo es la herramienta con la que compiten. Acá, en la nación de la obesidad, los deportistas son los únicos mexicanos con buen cuerpo, y el COM les dió pants JOMA de cobradores tapa-barriga, con chamarritas de poliéster, cortados con moldes, así que los deportivos músculos ni se notan, son los típicos pants que sustituyen al pijama dominguero. La empresa española JOMA hizo su gran negocio vendiendo este stock que no sale ni en rebajas. Es una injusticia que los deportistas se tengan que vestir con algo que no los motiva, que parece de las olimpiadas de 1976. En la vida cotidiana usar una prenda que no nos gusta, que nos hace ver mal es deprimente, ya me imagino lo que debe ser en el estrés de una competencia olímpica ponerse estos horrendos uniformes, midiéndose, además, con los canadienses y sus magníficos diseños. El COM y sus seleccionadores de vestuario son los que se deben vestir con estos penosos pants, y que sientan lo que es verse mal en un momento tan importante.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.