• Regístrate
Estás leyendo: Y entonces, las precampañas
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 00:27 Hoy

Y entonces, las precampañas

Publicidad
Publicidad

Para Jaime Barrera, con agradecimiento”


Si se pone uno a pensarlo, el miedo se apersona. No es extraño que un pensamiento anodino, de los que brotan y se extinguen a cada rato en nuestra mente nos lleve a algún otro o encadene varios y termine por arrinconarnos en el espacio inexistente en el que, no obstante, apenas cabemos y se dificulta respirar: el rincón del espanto que nuestra imaginación construye asistida por la historia, por la experiencia.

El caso es que más valía no haber dejado a la mente divagar. Pensaba en las precampañas (si no escribo pre antes de campañas alguna maldición jurídica caerá sobre mí, aunque no sean sino campañas, a secas). Pensé en la moda, que el aspirante aparezca en familia y que todos participen frente a las cámaras y los micrófonos su gusto porque uno de ellos quiera ser… algo; suponen los especialistas en comunicación política que los electores están como para estimular en ellos inferencias básicas y falaces: es buena madre, buen esposo, ergo, será buen gobernante. Pensaba también en la tonadilla que es poso intelectual de la temporada de precampañas; quizá sea lo más alto que lo electoral alcance a volar. De esto seguí a una consideración preliminar, pero fulminante: más allá de la incomodidad de escuchar la radio o ver ciertos canales de televisión, por la publicidad político-partidista, las precampañas no prenden; hueras, llanas, sólo sirven para dibujar, pobres de ellos, a quienes están dirigidas, militantes, asambleístas, consejeros, delegados de los partidos que van a la caza del poder.

Y entonces, si no se percibe intensa y honda la labor de los aspirantes a puestos de elección popular, ¿en qué estarán enfrascados los candidatos, sus asesores, sus consultores y los oportunistas que siempre sobran? Preparan sus respectivos planes de gobierno (alcaldes, gobernadores y presidente). Sí, en varios sitios del país, México y sus partes están siendo rediseñados según el ciclo sexenal que sobrellevamos con estoicismo; el acto reflejo de los candidatos en función de escribir su particular Génesis, consiste en reinventarlo casi todo, en cambiar lo que sí funciona y en tratar de que desaparezca lo que daña, aunque, curiosamente, esto último suele tornarse transexenal. Ante el llamado seductor de los representantes plenipotenciarios de la esperanza, una multitud de personajes sesudos, cada candidato tiene los suyos, delinea el porvenir asunto por asunto, seguridad, educación, economía, cultura, política social, felicidad. Una vez que cada equipo, ahora mismo debe haber decenas en funcionamiento, descubre el hilo negro, y la fórmula para pelar naranjas, otros equipos, más caros, toman lo discernido por la inteligencia a la que cada candidato tuvo acceso y lo sacrifican en el altar de la mercadotecnia, que por su parte hará que todo quepa en cinco o seis frases que serán la médula de los spots que se repetirán insaciablemente hasta conseguir el cometido final: volverlos transparentes, inaudibles, ilegibles, invisibles, a cambio de dotar de ubicuidad a la cara de los y las candidatas y a la marca propietaria de la franquicia (PRI, PAN, PRD, MC, etc.), signos infalibles, eso venden los mercaderes, para inducir el voto del pueblo pueril.

Ya inundado por el miedo que esta viscosidad vislumbrada instiga, mira uno alrededor, recuerda sus sueños, los planes profesionales, familiares, las alegrías y las tristezas; pero también, claro, se asoman las sombras que arrojan la incertidumbre económica, la violencia y la sensación de estar asidos únicamente a lo que individualmente nos procuremos. Cada iluminado que se alza con el poder, a cualquier escala, por reinventar destruye y así, jamás crea: aún antes de gobernar pasa por encima de lo que de por sí va siendo, desde la espuma que es andar en (pre)campaña reúne a quienes le dirán lo que quiere oír sobre todos los temas a partir de un sobrentendido: nomás a ti te estábamos esperando. La abstención luce sensata, también estéril.

agustino20@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.