• Regístrate
Estás leyendo: Sufragio efectivo, no evaluación
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 08:00 Hoy

Columna de Augusto Chacón

Sufragio efectivo, no evaluación

Augusto Chacón

Publicidad
Publicidad

El principio de simplicidad, o la Navaja de Ockham: hay que poner por delante la hipótesis más sencilla que dé cuenta de lo que es posible observar; pensemos en dos que podrían servir para evaluar ese principio: el PRI y seis de sus candidatos a gobernador perdieron las elecciones del 5 de junio porque el presidente Peña Nieto propuso llevar a la Constitución los matrimonios igualitarios, o bien: el PRI y los distinguidos mandatarios que lo adornan perdieron porque representan gobiernos señaladamente corruptos. ¿Cuál es la más sencilla y coincide con lo observado? Pero que los priistas no se coloquen los cilicios, la hipótesis segunda queda también a gobernantes de otros partidos, en otros estados, en los que sucedió la alternancia, bueno, eso que llamamos alternancia y que no es sino una carrera de relevos en la que similares, en todos sentidos, intercambian la estafeta. En Oaxaca la coalición PAN-PRD que entronizó a Gabino Cué perdió por variaciones de la corrupción -severas incompetencias- y también por las corruptelas tradicionales, aunque éstas no fueran tan visibles como las de Duarte el de Veracruz o Duarte el de Chihuahua. Las hipótesis complejas se nutren de observaciones del contexto amplio y suelen llevarse a extrapolaciones no simples, simplistas; sólo que ante la elocuencia de los hechos, que un gobernante como Moreno Valle será sucedido por otro de su bandería, quedan en entredicho, tanto como las opiniones que se valen de la generalización burda llamada lo nacional, que sostienen que el PAN carga con el desprestigio acumulado por Felipe Calderón.

La imagen de la masa de electores atenta a los detalles discursivos de los personajes de la política para determinar su voto, no parece real; en cambio, la hipótesis: los y las votantes saben cuándo están ante un buen gobierno y cuándo no, es tan sencilla que deslumbra e incluso caben en ella los no-votantes, aquellos y aquellas que están en el padrón y se negaron a ejercer su derecho a sufragar; no es una especulación cimentada en el éter proponer que las y los ciudadanos entienden que un gobierno recto lleva implícito que al voto debe seguir una rendición de cuentas que no ha sucedido y entonces, la abstención.

Claro, el duelo de hipótesis deriva estéril porque en México no se trata de explicar, sino de justificar, y quienes como Francisco Labastida apuntaron al liberalismo presidencial como chivo expiatorio, no proponen una hipótesis, esgrimen una ley: perdimos por culpa del árbitro, es decir: del Presidente, o como Ricardo Anaya, del lado victorioso: ganaron gracias al presidente, pero al del PAN, él mismo. Y como a una ley las evidencias deben fortalecerla, y éstas, para el rigor intelectual en los partidos políticos, se circunscriben a que perdieron o ganaron, no estipulan necesario poner en la mesa pública una explicación del porqué de los resultados; el mensaje entre líneas es: si quitamos al Presidente las ínfulas de protagonista, podremos ganar, y del otro lado: si hacemos caso al mandamás del partido recuperaremos lo nuestro, el poder. Y a continuar, al cabo lo sustancial, las prerrogativas que el erario les obsequia, son consuelo para el que pierde y estímulo para quien gana, para qué gastarse en reflexiones bizantinas.

Dos hipótesis: a) el PAN y el PRI harán una evaluación profunda e inteligente de lo que pusieron en práctica, uno para triunfar, el otro para la derrota, y con ella en mente delinearán sus acciones y sopesarán sus principios, el primero para multiplicar la experiencia, el segundo para enmendar; b) un partido venció por el mal desempeño de los gobiernos que tenían el membrete del otro. ¿Cuál de las dos será la más simple y apegada a los datos empíricos?

Nota: los verbos ganar y perder, y sus sinónimos, según se usan en el artículo, no valen a escala social o política (en el sentido profundo de ésta), son mero lugar común de la rivalidad entre partidos que se dirime en, y se limita a, la aritmética de los votos.

agustino20@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.