• Regístrate
Estás leyendo: Sin timón, sin sentido, sin frenos
Comparte esta noticia
Martes , 14.08.2018 / 06:49 Hoy

Columna de Augusto Chacón

Sin timón, sin sentido, sin frenos

Augusto Chacón

Publicidad
Publicidad

Levante la mano quien recuerde un debate memorable en el Congreso, en el de Jalisco; uno en el que las diversas posiciones de las y los diputados fueran puestas en la tribuna con inteligencia y convicción, en el que fuera transparente que la gente, el pueblo, era el paisaje de los argumentos, origen y destino del pensamiento político de los legisladores. Levante la mano quien recuerde una votación en el Congreso de la que supiéramos las causas que movieron el voto de cada legislador, otras que las muy silvestres relacionadas con su bancada, con la disciplina de grupo y con sus intereses personales.

Levante la mano quien recuerde a un gobernador que usara todo lo que estuvo en su poder para que los presidentes municipales rindieran buenas cuentas con los servicios bajo su responsabilidad, con el cuidado de los pueblos y ciudades que les correspondió administrar y con la calidad de vida de sus gobernados; un mandatario cuya principal tarea fuera preguntar: alcalde, alcaldesa, ¿qué necesita? Levante la mano quien pueda contar de un sexenio en el que el Ejecutivo de Jalisco fungiera como pivote de los poderes en el estado y cuya misión resultara perceptible en la armonía entre ellos y los órdenes de gobierno, no para soslayar la necesidad de los contrapesos, sino por perseguir un fin único: el bien de la gente, traducido en libertad, respeto a los derechos humanos, al medio ambiente y en el acceso a los bienes comunes que sustentan a una sociedad: seguridad, educación, salud, vivienda, empleo, justicia.

Levante la mano quien recuerde a un presidente municipal que haya dejado una obra perdurable; a uno, o una, que más allá de toda duda estuvo para servir y puso las bases para que su municipio resolviera, a largo plazo, asuntos como los desechos, sólidos y líquidos, el agua, la prevención de la seguridad, la recaudación, la transparencia, la planeación y el mantenimiento de los espacios públicos. Levante la mano quien tenga en la memoria a un presidente municipal que al año y medio de su gestión no se dedicó a buscar su siguiente puesto. Levante la mano quien pueda nombrar un ayuntamiento en el que los regidores se prestaron para construir un proyecto de gobierno conjunto, con el alcalde, para beneficio de las personas; regidores que fueran más allá de representar a los partidos perdedores de la elección. Levante la mano aquel que pueda contarnos de un presidente municipal que activó, mediante el diálogo y la incorporación a la toma de decisiones, a las juntas de vecinos de todo su municipio, no a las de las zonas más visibles.

Levante la mano quien recuerde al Supremo Tribunal de Justicia como la voz de referencia cuando el Legislativo y el Ejecutivo no se ponen de acuerdo, cuando la Constitución es violada o cuando la justicia queda reservada para quien tiene dinero o influencias. Levante la mano quien recurra a la guía moral de algún juez, de una jueza. Levante la mano quien sepa de alguna sentencia cuya profundidad ética y jurídica marcó, para bien, a la sociedad.

Si acaso hubo manos alzadas, sería estupendo conocer qué las motivó; sólo que antes pongamos por delante una consideración para modular, o para reforzar, los ejemplos que surgieran: si algo de lo anterior hubo, ¿por qué no perduró? Atravesamos una crisis institucional mayúscula que no es subjetiva, tiene que ver con los individuos en las instituciones (ofrezco una disculpa por generalizar, el grado de la crisis no deja sitio para salvedades). La inseguridad, la pobreza, la impunidad, la exclusión y la desconfianza crecen, la calidad de los servicios es menos que regular y el tipo de desencuentros, esta semana, entre alcaldes y el gobernador, entre un comisario y el presidente del Supremo Tribunal, más las cotidianas entre diputados y las fracciones en el Congreso, sugieren que algo que no es el bien de todos es lo prioritario para los gobernantes; quizá las elecciones, quizá las venganzas personales, quizá el ansia de poder o quizá todo junto.

agustino20@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.