• Regístrate
Estás leyendo: Para la descompresión electoral
Comparte esta noticia

Columna de Augusto Chacón

Para la descompresión electoral

Augusto Chacón

Publicidad
Publicidad

Entramos al periodo postelectoral que cada vez nos regala pasatiempos, uno de ellos: proponer las reformas que urgen una vez que las elecciones pusieron a prueba las reglas vigentes. Por ejemplo, podemos convenir en que el INE dejó mucho que desear; la capacitación a los funcionarios de casilla fue deficiente, es notable por lo que estos padecieron el domingo anterior, como si los estrategas del Instituto (llamémosles estrategas de manera provisional) no supieran cómo es la labor frente a las urnas: mal el diseño de los procesos, excesivos los legajos por llenar y las actividades por cumplir, pésimo el cálculo del tiempo y del esfuerzo requeridos para ceñirse a las imposiciones burocráticas; esto se reflejó en dos momentos, al inicio, con la tardanza para abrir las casillas, inusitada, y el mensaje que esto dejó fue: primero los imperativos del papeleo, que los votantes se esperen, si quieren; y al final del día, casillas, muchas, que a la media noche seguían en la brega. Dos cosas salvaron el pellejo al INE: las ciudadanas y los ciudadanos que hicieron el trabajo que suplió las deficiencias de origen y que de entre los puestos más visibles en disputa, para el caso de Jalisco, la presidencia de la República y la gubernatura, la diferencia entre el ganador y el resto fue por sí sola inapelable. En un país tan grande y plural, es un contrasentido que todo se decida en el Altiplano, ése que intuido desde tantas comunidades mexicanas equivale a que el centro neurálgico nacional esté en Saturno. Lo peor de todo esto es que fallaron asuntos que ya se hacían bien; el cambio de la F de federal por la N de nacional fue más que el de una letra, y negativo.

Modificaciones normativas como las que se necesitan para reparar lo anterior, luego de la experiencia legislativo-electoral que hemos acumulado, son lo de menos; y seguramente los especialistas ya tienen una lista más grande y pertinente. Por eso el truco está en poner algo de creatividad y dar tres pasos adelante.

No bien habían visto la luz los primeros conteos, incluidos los no oficiales, se desataron las deducciones sobre lo que los resultados como portadores de un mensaje; que si es la última oportunidad para las instituciones según las conocemos (y sufrimos); que si equivalen a una guillotina metafórica para el actual régimen; que significan ya basta para la desigualdad, la inseguridad y los malos servicios públicos; que simbolizan la toma del poder de la muy gruesa capa de la población que vive en los márgenes de la economía, la que oye hablar de la riqueza nacional, de la Revolución, del TLC y de los programas sociales y no sabe de qué se tratan, menos para qué o a quién sirven.

Para ahuyentar las hermenéuticas que florecen luego de la siembra de boletas, deberíamos incluir en éstas, junto al nombre del candidato, un espacio cuyo encabezado rece: ¿por qué? Y debajo algunas opciones: me cae bien; preferí sus propuestas; siempre voto por este partido; es el menos malo(a); tengo hambre; estoy desempleada; gano una miseria; es mi esperanza; etcétera. Más de uno puntualizará la monserga que será transcribir las opciones y sistematizarlas; supongo que la tecnología está a la altura de cualquier fiebre democrática participativa que nos aborde, y creo que de este modo tendríamos claves para hacer lecturas objetivas de los cómputos; el costo sería una consideración menor, gastamos un dineral en los partidos y de ellos no obtenemos siquiera datos que sirvan para armar alguna información que nos sea útil, esclarecedora.

¿Se imaginan? La mayoría de los votantes a favor del candidato X respondieron: es el menos malo; quienes en mayor cantidad sufragaron por W optaron por: tengo hambre. Y estas muestras son fruslerías; lo valioso será el panorama fidedigno que nos proveerán sobre el estado que guarda la población en relación con lo que espera de sus gobernantes, sin interpretaciones, además, sería una especie de conjuro contra los cheques en blanco.

agustino20@gmail.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.