• Regístrate
Estás leyendo: La hoguera de las verdades
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 16:56 Hoy

Columna de Augusto Chacón

La hoguera de las verdades

Augusto Chacón

Publicidad
Publicidad

El plan A falló. Diciembre no trajo el olvido. El 26 de enero, miles, en varias partes del mundo, marcharon para recordar a los estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero. Un día después el gobierno federal apeló al plan B. Imaginemos a un procurador ficticio que didáctica y sinceramente introdujera la verdad que Murillo Karam reveló el martes anterior:

Señoras y señores, hoy no sólo diré la verdad, sino una histórica. La primera es contingente y con el correr del tiempo puede perder lustre; en el devenir político, que algo sea verdadero o falso no depende de la naturaleza ética de ese algo, sino de las necesidades que imponen las circunstancias para otorgarle tal o cual categoría moral. La verdad histórica es segura, se expresa y es inapelable, ante ella es el contexto el que se modifica (eso espero esta vez).

También existe la verdad jurídica, se usa para contrarrestar aquello que el pueblo dictaminó como ilegítimo y para no dejar trunca la carrera de un gobernante o de un empresario, de un legislador o un magistrado. Verdad jurídica el milagro de la multiplicación de las casas que este sexenio obra cada tercer día, no acusa ilegalidad demostrable. Este tipo de verdad se sustenta en un papel que al calce exhibe la firma de la autoridad judicial competente, garantía de que la sospecha multitudinaria no tendrá consecuencias en el bolsillo, en el ascenso político o en la libertad del señalado, o señalada, como delincuente. Verdad jurídica la de Raúl Salinas de Gortari, la de la minera que derramó ácido en dos ríos de Sonora, la de los responsables por la muerte de los niños en la guardería de Hermosillo, la de la casa blanca de la actriz presidencial. La verdad jurídica no es igual que la verdad histórica; la primera también se mantiene en el tiempo, pero nunca se desliga de la verdad a secas: la gente que va por ahí con su verdad jurídica como salvoconducto nunca deja de ser mirada con recelo, pero eso sí, puede continuar medrando.

Por eso hoy el Estado intenta ganarle sitio en el corazón de los ciudadanos a su verdad histórica, para que suba el nivel de aprobación del gobierno, al menos en The Wall Street Journal, para que cesen las marchas, pero más que nada para que al aceptar con resignación lo que les contaré ustedes sean parte de la Historia.

Y ahora sí, citamos al procurador real, Murillo Karam: «los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde septiembre del año pasado “fueron privados de la libertad, privados de la vida, incinerados y arrojados al río San Juan. (…) Esta es la verdad histórica de los hechos, basada en las pruebas aportadas por la ciencia”» (MILENIO, 18/01/2015).

El Procurador pareció insinuar que la verdad sobre Ayotzinapa y lo histórico del horror empezaron y terminaron ahí, en su conferencia de prensa, con sus palabras y con los hechos que eligió, guiado por malhechores. Lo desechable es lo que sólo es válido como tema de sobremesa: que si funcionarios federales sabían de los criminales que gobiernan en Guerrero, que si el Ejército y la Policía Federal, que si la droga y la pobreza voluntariamente provocada. El gobierno de la República cree haber cumplido al darle el rango de histórica a su verdad; ese mismo día Peña Nieto trató de que entendiéramos que la que nos tiene atrapados es la tragedia de los 43, no los criminales, no los malos gobernantes o la violencia: estamos presos de un sentimiento. Ahora los acomedidos de siempre claman: aviesos los que ven en la indolencia y la corrupción de los gobernantes un crimen de Estado, anatema para quienes dicen que la verdad de los sucesos es apenas una parte, que la verdad que falta, siempre, está en evidenciar las complicidades y las causas profundas del crimen, centenarias, políticas y económicas.

Lo demostró Miguel León-Portilla, si de verdad histórica se trata, nada queda enteramente dicho sino hasta que se conoce la versión de los vencidos, y parece que será por entregas: una vez al mes, cada día 26.

agustino20@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.