• Regístrate
Estás leyendo: Fuera eufemismos
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 09:14 Hoy

Columna de Augusto Chacón

Fuera eufemismos

Augusto Chacón

Publicidad
Publicidad

Es difícil de obtener de los gobernantes, y de quien sea que intervenga en la provisión de un servicio público, un diagnóstico puntual y creíble del asunto en cuestión; es necesario ocurrir a terceros para tener los datos y buscar que estos sean creíbles. Se trate del agua o de los derechos humanos, lo que mayormente obtenemos es lo que coloquialmente llamamos rollo y que en el argot político se conoce como discurso. No más, o no mucho más. La prueba es que cuando alguna autoridad estrena el sillón sobre el que regirá y se refiere a un tema que sabe es fundamental para la gente, lo primero que ofrece es diagnosticar, para a partir de eso… etc. Lo único que sabemos y experimentamos después, es que la cosa sigue igual y del diagnóstico no permanecen ni las grapas.

Al paro que hicieron algunos camioneros en una cantidad indefinida de rutas (ni en algo tan simple como dar cuenta de las rutas que protestaron apagando el motor de sus camiones podemos tener una cifra contundente, la brecha fue del calibre de lo que hay entre 16 y 90), el caso es que a ese paro debemos agradecer el diagnóstico oficial más preciso, breve y transparente que se ha hecho sobre el transporte público en Guadalajara; como la materia es de índole estatal, no es un despropósito afirmar que abarca a todo Jalisco. El vocero de los camioneros, Enrique Galván, resumió el estatus de este servicio desde la ladera en la que lo viven los dueños de las unidades, cuya intención es hacer negocio: “nos está llevando la chingada”. El gobernador repuso por lo que le compete como representante de las y los ciudadanos: a quien le está “llevando la chingada es la gente porque sencillamente ustedes se niegan a cambiar.” Al decir ustedes, se dirigió a los camioneros. Las citas son de la edición de ayer de Milenio, de la nota de Arturo Ramírez Gallo.

Además, los diagnosticadores señalaron sin dudar las causas que llevaron al transporte a ser, a su vez, acarreado por la ubicua chingada que, bien lo sabemos, no sólo es medio de traslado sino destino, fatal; los propietarios de los autobuses culpan al gobierno de la merma en el lucro del que disfrutaban ubérrimamente y éste a los primeros por el padecer de los usuarios. Aseveraciones que acaban por configurar lo provechoso de la evaluación que hoy celebramos: la semilla de los males la plantaron ambos; pero las consecuencias nefastas van a la cuenta de la sociedad entera y del medio ambiente.

Por supuesto, evaluar algo es un grado menos que nada sin la propuesta de intervención y remedio. Atenidos al diagnóstico, los radicales exigirán hacer a un lado a transportistas y gobernantes para recomenzar, y no cualquier recomienzo: prescindir de quienes han detentado un poder fáctico, grande, durante tantos años y asimismo de los incapaces de solucionar una materia central para elevar la calidad de vida en la urbe, ayudará directamente a solucionar otros problemas. Una versión no tan aguda de radicales se dividirá en dos; una pedirá purga severa para los camioneros, para que el gobierno parta de cero al reorganizar la prestación; la otra, en cambio, afirmará que la falla de origen está en aquél, y que hay que perseguir y castigar a sus integrantes por ser comparsas y beneficiarios ilegales del modo tradicional de administrar el transporte comunitario.

Con todo y que, lo sabemos, con el paro reciente sucederá como con los previos y con los accidentes que de cuando en cuando convocan al debate iracundo: terminamos concentrados en la política, en la corrupción, en el negocio de unos, en los intereses de los otros y ponemos al margen el transporte público, que se mantiene en las mismas, en esta ocasión, insistimos, algo hay diferente, eso que en voz de los actores oficiales vale por diagnóstico: al transporte público de por acá se lo llevó la chingada, como negocio y como servicio; lo mejor de esta valoración es que las y los usuarios seguramente coinciden y pueden aportar pruebas.

agustino20@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.