• Regístrate
Estás leyendo: Esperanza o espejismo
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 05:35 Hoy

Columna de Augusto Chacón

Esperanza o espejismo

Augusto Chacón

Publicidad
Publicidad

Ayer viernes se encontraron dos modos de entender el trabajo en y para la sociedad; uno, con facultades legales y poder para afectar las vidas de todos, a veces para bien; y el otro, con su voluntad y disposición hacia los demás es parte de lo que anotamos en los registros estatales en los rubros riqueza, productividad, cultura, valores e identidad. Quienes caben en el modo primero trabajan en un órgano llamado Congreso; los que están en el otro pertenecen al concepto sociedad civil, en su rama académica.

El motivo del encuentro fue que el modo Congreso debía entrevistar al modo académico para dilucidar quiénes, de los que están en este último dominio, son aptos para ocupar cinco lugares, de nueve disponibles, en la Comisión de Selección del Sistema Estatal Anticorrupción, la que será responsable de elegir, de entre los que respondan a la convocatoria que ella misma diseñe, a otros cinco que formarán el Comité de Participación Social, cuyos miembros, uno a la vez, presidirán el Sistema. La importancia del resultado del proceso que ayer comenzó es que dará el tono ético que teñirá al Sistema; si con su elección los diputados y las diputadas no consiguen dotar de legitimidad a la Comisión, el resto será estéril, y para como están las cosas de la corrupción, la que miramos en los indicadores de impunidad, de inseguridad o en la mala calidad de los servicios que ofrece el gobierno y en la pobreza y en la desigualdad, lo prioritario es justamente eso, el talante moral que atraviese al Sistema, uno que apunte a un derrotero nuevo para el manejo de lo público.

Cuando en México dos modos de afanarse en el espacio social se encuentran, aparece la posibilidad de conflicto, el que aún sin estallar se torna distancia, sospecha hacia el otro y negación del diálogo. El viernes no fue así. El modo Congreso dispuso el foro, organizó la participación y entregó lo que le correspondía, considerando el modo otro al que recibía y lo que éste representa; las diputadas y diputados asumieron su rol no a partir de considerarse el Poder que en efecto son, sino desde lo que el de enfrente entrañaba de por sí: altura intelectual, prestigio, transparencia de intereses. Aunque, bueno, se trata del Congreso, también dejó asentada una porción de desinterés en el suceso: en la sala nunca estuvo, a un tiempo, un tercio de sus integrantes.

En cuanto al modo de las y los académicos: cada uno, cada una, se afirmaron sujetos libres, dispuestos a colaborar para extirpar la corrupción, con todo y que el fin de la lucha lo vislumbran a largo plazo. Además de presentar sus credenciales en forma de lo que han hecho a lo largo de su vida, lo hicieron en su expresarse, en la seguridad y la pasión con la que de uno en uno afirmaron: quiero y puedo, no por soberbia, sino por convicción en lo comunitario; con fluidez fueron de su conciencia a su hacer y soñar en sociedad, mostraron que esa dialéctica es imprescindible, cada uno, cada una se sabe parte de una red y nudo de ella. Tan sólido fue lo que entregaron, y tan conocida su trayectoria, que las diputadas y diputados renunciaron a su derecho a inquirirlos, con lo que reconocieron, quizá por primera vez, que el buen prestigio es un argumento casi inapelable; a lo mejor ya sospechan, ya era hora, que aquél, puesto al servicio de la comunidad, es una herramienta que no admite ser suplida por la fuerza acrítica de la burocracia o por el mero dominio técnico. De los 18 que comparecieron, trece exhibieron una calidad estupenda y de entre ellos siete fueron sobresalientes. El lunes 28 serán entrevistados los postulados por organismos de la sociedad civil, 33, deberán quedar cuatro.

No se perciben resquicios para que el modo Congreso, y el de sus secuaces, aplique la tradicional fuga por lo oscuro, aunque nunca se sabe, ese modo consiente una inercia tenaz, con todo y que ayer los comparecientes amasaron una especie de kryptonita contra él, el modito que nos hace rehenes de la corrupción.

agustino20@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.