• Regístrate
Estás leyendo: El mes de a ver qué pasa
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 13:46 Hoy

Columna de Augusto Chacón

El mes de a ver qué pasa

Augusto Chacón

Publicidad
Publicidad

Hoy es el día en que el presidente de la República entrega su Informe a la representación del pueblo, será el último de Enrique Peña Nieto. Hoy es el día en el que estrenamos un Congreso de la Unión especial por la composición de la Cámara Baja y de la Cámara Alta, cubiertas por la mayoría de un movimiento que recorrió a los partidos arcaicos hacia el pasillo próximo a la salida. Hoy es el día en el que la costumbre dicta que, año con año, comience el “mes de la patria”: conmemoración del sacrificio de los Niños Héroes, del comienzo de la revolución de Independencia y de la consumación de ésta, para cerrar con el festejo por el natalicio de José María Morelos y Pavón, que llegó al mundo en Valladolid (hoy Morelia). Todo esto es, a un tiempo, viejo y nuevo; los festejos nacionalistas y el trance político apuran las ganas de ilusionarse, pero uncidas a la prudencia, porque podría una vez más resultar lo de siempre que lleva a donde siempre, a la frustración, con todo y que llegamos a este punto atestiguando novedades en la política, hoy la alternancia no es sólo entre partidos, sino de formas.

La manera en que percibimos a la política pende de la evaluación de los asuntos públicos que suponemos son consecuencia de su intervención a través de los políticos, quienes también, individualmente y como grupo, modulan nuestra apreciación sobre aquélla, la opinión que éstos nos merecen está mediada por prejuicios, todos los políticos son esto o lo de más allá, y por la información que recibimos de sus haceres y de sus omisiones, los profesionales de la política son cierre y recomienzo del ciclo que nutre nuestra percepción e inciden en cómo configuramos en el imaginario la condición que guardan los temas afectados por la política; pero entre ellos hay los que tienen la fuerza para afectar lo que la sociedad piensa sobre todos ellos, como clase, y los que modifican, con sus modos y su visibilidad, a sus colegas.

El axioma reza que en política jamás quedan espacios vacíos, y de ahí inferimos que cada uno de sus practicantes ocupa un sitio en ese cosmos tan peculiar; luego entonces, el juego que los políticos juegan se trata de ver cuál de ellos llena, simbólicamente, el más dilatado campo posible para apropiárselo, así sea temporalmente, porque los ordenamientos legales fijan una duración en los cargos públicos y porque la estancia de las figuras políticas en el imaginario compartido caduca: la política de uso cotidiano (no la que es vertiente de la filosofía), la que en la conciencia colectiva remite al talante ético de los personajes que gobiernan y al de sus cofrades, está supeditada al presente que, lo sabemos, se extingue fatalmente, y con él sus políticos emblemáticos.

Así, hoy, con el 6° Informe de Enrique Peña Nieto y con el comienzo de la LXIV Legislatura, el septiembre de la patria hace su entrada en plan de estrenar grupo y procederes políticos: aún antes de ceñirse la banda presidencial, el Electo ostenta más que el control de los asuntos nacionales y locales: colonizó entero el territorio que concierne a la política, y como en los tiempos previos a la evolución democrática, digamos antes de la década de los ochenta del siglo pasado, el ahora casi titular del Ejecutivo es omnipresente, sus dichos cimbran o apaciguan, sus gestos alientan o asustan, sus actos motivan todo tipo de análisis y perfilan un futuro, bueno para unos, penumbroso para otros. Lo curioso es que, hasta hoy, los gobernadores, los que están a punto de serlo y los políticos de relumbrón que deberían ser de oposición, se notan muy a gusto con el arreglo; López Obrador comenzó a servirse de todos los accesos a los símbolos del poder unas horas después de terminada la votación, los otros, indolentes, impotentes o culposos, parecen haber abandonado el campo, como si entregaran su quietud en calidad de víctima propiciatoria. ¿Honorable Congreso de la Unión? Está por probarse. ¿Viva México? Sí, que viva; la emoción por México es tenaz.

agustino20@gmail.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.