• Regístrate
Estás leyendo: Voluntades anticipadas (1)
Comparte esta noticia
Sábado , 18.08.2018 / 08:29 Hoy

Columna de Asunción Álvarez del Río

Voluntades anticipadas (1)

Asunción Álvarez del Río

Publicidad
Publicidad

Con el fin de encontrar solución a las situaciones en que el paciente no puede participar en las decisiones relacionadas con el final de su vida, por estar inconsciente o mentalmente incapacitado para hacerlo, surgió el "testamento vital" (como se tradujo el término living will) y que ahora es preferible llamar "voluntad anticipada", "voluntades anticipadas", "directivas anticipadas", "instrucciones previas" y otros términos similares. (2)

La voluntad anticipada es la declaración que hace un individuo (preferentemente de forma escrita) acerca de los tratamientos, sobre todo médicos, que querría y que rechazaría en caso de encontrarse en una situación en que no pueda expresar sus deseos y otros deban decidir por él. También puede dar instrucciones para después de su muerte, por ejemplo, sobre la disposición de sus órganos. (3)

Una manera en que se puede formular este documento sería la siguiente: "Yo, Asunción Álvarez del Río, mayor de edad, identificándome con..., con plena capacidad para tomar decisiones, actuando libremente y después de una cuidadosa reflexión, expreso mi voluntad anticipada en caso de llegar a padecer situaciones vitales graves e irreversibles en un futuro y no pueda tomar decisiones sobre mi asistencia médica.

Mi voluntad es que NO me apliquen —o me retiren, si me los han comenzado a aplicar— tratamientos, medicamentos o medidas que tengan por objeto prolongar mi vida o mantenerla por medios artificiales..."

La declaración está dirigida al personal de salud y a otras personas significativas con la intención de que entren en vigor cuando el paciente pierda la capacidad para tomar decisiones. En la medida en que este instrumento ha adquirido reconocimiento, se ha buscado formalizarlo y por eso se habla de documento de voluntad anticipada. (4)

En el documento se puede designar un representante para que éste tome las decisiones en nombre de quien expresa su voluntad y se puede validar ante notario o ante dos testigos y en cualquier momento el interesado puede revocarlo. Por otra parte, se recomienda revisarlo y actualizarlo periódicamente (por ejemplo, cada cinco años), como se recomienda hacer con el testamento en el que establecemos el destino de nuestros bienes al morir.

Las voluntades anticipadas tienen una doble función. Por un lado, ayudan a las personas que deben decidir sobre la vida de un paciente incapacitado. ¿Se debe reanimar a un enfermo con una demencia muy avanzada?, ¿se puede decidir no curarle una neumonía?, ¿cuánto tiempo se debe prolongar la vida de un individuo en estado vegetativo persistente? Son algunas preguntas que familiares y médicos deben responder y para estos representa un gran apoyo saber qué dijo el paciente al respecto cuando todavía podía. Por otro lado, suscribir este documento da una gran tranquilidad a muchas personas que saben que pueden llegar a encontrarse en una situación en que no querrían que se prolongara su vida y no podrían expresar su voluntad. (5)

Debe tenerse en cuenta que el documento de voluntad anticipada tendrá las limitaciones que imponga la legislación del lugar (no se puede, por ejemplo, esperar que se cumpla un pedido de eutanasia mientras la legislación del país la prohíba). Finalmente, puede suceder que la voluntad anticipada de una paciente entre en conflicto con la de los médicos o familiares (cosa que también sucede con pacientes competentes) y en tal caso será de gran ayuda el asesoramiento de un Comité Hospitalario de Bioética. (6)

En las situaciones en que no se cuenta con el apoyo de la voluntad anticipada los médicos y familiares se orientan por el "juicio sustitutivo": reconstruir cuál hubiera sido la decisión del enfermo con base en su personalidad, sus valores, expresiones en vida, etcétera. O bien, por el "mejor interés": actuar considerando el máximo beneficio del paciente. (7)

_______________
1
Tomado del capítulo "El médico y la muerte" del libro Salud Mental y Medicina Psicológica (2ª Edición), coordinado por Juan Ramón de la Fuente y Gerhard Heinze (McGraw-Hill).

2 El término "testamento vital" resulta inadecuado porque el testamento es un documento que se hace válido después de la muerte y aquí de lo que se trata es de contar con instrucciones sobre lo que la persona quiere cuando aún está con vida.

3 Siurana JC. (2005). Voluntades anticipadas. Una alternativa a la muerte solitaria. Madrid: Editorial Trotta.

4 Para que cumpla su propósito es importante contar con una reglamentación que establezca: 1)lineamientos y apoyo para llenar estos documentos con el asesoramiento médico conveniente y con la especificad posible; 2) mecanismos de registro para que el personal médico de diferentes instituciones tenga acceso a los documentos de voluntad anticipada de los pacientes; 3) medios para promover una mayor conciencia de la utilidad de estos documentos y de la importancia de que sean previamente discutidos con las personas significativas con el fin de que sea más fácil hacerlos valer cuando llegue el momento.

5 Las personas eligen cosas, no sólo en función de lo que van a sentir, sino de acuerdo a sus valores. Quien llegue a estar en estado vegetativo persistente, sin ninguna conciencia, va a experimentar lo mismo (es decir nada) viva o muerta. Pero cuando estaba consciente, y sólo lo contemplaba como una posibilidad, sí era muy importante poder elegir no vivir así y confiar que se respetaría su decisión.

6 La Comisión Nacional de Bioética lo define como un grupo interdisciplinario cuya función es auxiliar al personal de salud, a los pacientes y a los familiares a tomar decisiones ante dilemas éticos que se presentan en la atención médica.

7 Buchanan A, Brock D. (2009). Decidir por otros. Ética de la toma de decisiones subrogada. México, D.F.: Fondo de Cultura Económica.

* * * * *

*Maestra en psicología clínica y doctora en ciencias en el campo de bioética. Es profesora e investigadora de la Facultad de Medicina de la UNAM. Sus líneas de investigación son "La muerte en la práctica médica" y "Dilemas éticos en las decisiones sobre el final de la vida".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.