• Regístrate
Estás leyendo: Muere Sergio Marchionne, el cerebro que salvo a Fiat y a Chrysler de la bancarrota
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 01:53 Hoy

Industria Automotriz

Muere Sergio Marchionne, el cerebro que salvo a Fiat y a Chrysler de la bancarrota

Arturo Rivera A.

Publicidad
Publicidad


Hace tan solo unos días murió uno de los grandes de la Industria Automotriz, un empresario, que fue capaz no solo de salvar a FIAT de la quiebra, sino que logro juntar lo que para muchos era imposible, hacer un gran conglomerado de marcas bajo FCA (FIAT Chrysler Automobiles).

El gran acierto, como el lo decía, era precisamente el haber disuelto la alianza con GM, para posteriormente resurgir como el ave Fénix, con la liquidez que obtendría de la NO compra por parte de GM hacia FIAT, 2,000 millones de dólares que le caerían del cielo.

FIAT no era rentable, perdía diariamente dinero, pero la visión de Marchionne para crecer y convertir a FIAT en un gigante automotriz fue su meta hasta que lo logro. Al día de hoy y 14 años después de aquella mala racha, se espera que FCA cierre el ejercicio con 4.000 millones de liquidez en la caja y sus ingresos alcancen los 125.000 millones con unos títulos que tocan los 16,4 euros.

Sergio Marchionne nació en Chieti, en la región italiana de los Abruzos, hace 66 años y pasó su vida entre Italia, Istria, Estados Unidos y Canadá, donde se gradúo en Filosofía y más tarde en Economía y Derecho.

Hace 14 años, fue nombrado consejero delegado de Fiat en Turín de la mano de Umberto Agnelli, todos lo acogieron con escepticismo. No tenía la experiencia ni la formación para un sector como el del automóvil. Era un desconocido guiando a un gigante agonizante.

Se le recordará sobre todo por ser el hombre que compró a Chrysler, una empresa que pasaba también por una crisis económica muy importante y a punto de desaparecer.

Bajo su batuta el grupo multiplicó por ocho su capitalización, Fiat dejó de fabricar automóviles solo para las clases populares y se desarrolló modelos de más alta gama, impulso a la electrificación, con una inversión de 9.000 millones de euros para adaptar sus modelos en todas las marcas.

En 2014 se puso también al frente de Ferrari, que bajo la guía de su predecesor Luca Cordero di Montezemolo se había convertido en una corporación estancada y una escudería de Fórmula 1 en crisis permanente. Con Marchionne volvió a ser el estandarte de la familia Agnelli.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.