• Regístrate
Estás leyendo: Miguel Cabrera, Pintor mexicano del Siglo XVIII
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 11:42 Hoy

Técnica mixta

Miguel Cabrera, Pintor mexicano del Siglo XVIII

Arturo Camacho

Publicidad
Publicidad

La segunda mitad del siglo XVIII, representó para las artes y la cultura mexicana un proceso que permitió ir reconociendo iconos de identidad, un asunto importante fue el estudio del lienzo guadalupano por parte de uno de los más reconocidos pintores de su época como fue Miguel Cabrera, producto de ello es su texto “Maravilla americana y conjunto de raras maravillas. Observadas en la dirección de las reglas de la pintura en la Prodigiosa Imagen de Nuestra Sra. De Guadalupe de México”. Autor de decenas de pinturas lo es también del retablo de Tepotzotlan, su obra completa, en la que conjunta las matemáticas y la arquitectura de manera magistral; Cabrera fue artista que trabajó con el patronazgo de la Compañía de Jesús; fue el jesuita Francisco López quien gestiono durante más de ocho años la bula pontificia que reconociera la aparición y el patronazgo de la Virgen de Guadalupe sobre la Nueva España.

De manera que el muy acertado título de “Miguel Cabrera y los jesuitas en la construcción de la cultura mexicana”, nos remite a una serie de imágenes y documentos que nos inducen a conocer más del noble Arte de la pintura al servicio de la Compañía de Jesús, con obras que de acuerdo sus principios incentivaran el uso de los sentidos en la reflexión de su realidad y su entorno; El templo de San Francisco Javier en Tepotzotlán, es también prodigio de la física y la óptica, inspirada en el tratado del jesuita Andrea Pozzo (1642-1709), pintor, arquitecto, y tratadista, quien confirió un ejemplo importante a la obra de material de los jesuitas en México, una interesante asociación del Arte con los descubrimientos ópticos de su época, está presente en su obra ** Perspectiva pictorum de la que se exhiben dos ejemplares originales; las propuestas de este tratado están magistralmente expuestos en la iglesia de Tepotzotlan, el Barroco en México tiene mucho de referente en esta magna obra, en la exposición podemos admirar una muestra de esta idea ornamental en sus candeleros monumentales.

Cabrera fue además creador de Iconografías religiosas que llegan hasta nuestros días; los primeros lienzos que se hicieron de la imagen guadalupana “Tocados del original,” fueron los suyos y los hechos por miembros de su gremio que evaluaron el texto; José de Ibarra, José de Alcibar, Juan Patricio Morlette Ruiz, Francisco Antonio Vallejo, Manuel de Osorio, y José Ventura Arnaez. Se muestra un ejemplar del libro que también puede ser consultado en la sala en versión digital, recomiendo en especial la parte V “De cuatro especies de pintura que concurren maravillosamente en la Imagen de Nuestra Señora de Guadalupe”.

Otros son los de la “Divina Pastora” y “Divino Pastor”, tomados de Iconografías ancestrales, en la religión católica corresponde a la idea de Cristo Y María como pastores de los fieles que son representados por ovejas. El culto a la Virgen de la Luz está asociado con los jesuitas por lo que también se muestra una magnifica pintura de esta advocación.

Las iconografías de los Santos de la orden jesuítica como San Estanislao Kotska, San Luis Gonzaga y el propio San Ignacio de Loyola fundador de la orden, destacan por su fino dibujo y una composición con claros elementos del Barroco presentes en el uso de alegorías y la expresión de los santos representados.

La exposición nos conduce por otras formas de estudiar la identidad y el origen de la nación mexicana, nos hace participes para reunir las evidencias, tratados, esculturas, pinturas en la construcción de la obra de un artista que mucho aporta a lo que es la cultura mexicana.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.