• Regístrate
Estás leyendo: El hilo conductor en la pintura de José Luis Malo
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 08:17 Hoy

Técnica mixta

El hilo conductor en la pintura de José Luis Malo

Arturo Camacho

Publicidad
Publicidad

El Arte al ser considerado la más auténtica expresión humana, nos permite conocernos y conocer al otro, ampliar nuestros umbrales de percepción del mundo y sus actores, un objeto artístico se considera como tal por su capacidad de sorprender al espectador con su propuesta artística y estética.

La pintura se presenta ante el artista como materia informe, está en su habilidad y acción crear un lenguaje que represente o signifique realidades, fantasías, o emociones; esta praxis necesita de conocimientos, muchos artesanales y algunos teóricos para poder crear un elemento artístico en el que se muestre el dominio y conocimiento de la materia y un elemento estético, que contiene su referente de época y su preocupación como artista.

De lo pétreo a lo líquido agrupa el más reciente trabajo del pintor José Luis Malo, el conjunto que se expone en la Girola del Palacio de Gobierno, sorprende por su magistral dominio de la técnica en donde la materia está a disposición de una auténtica expresión que sustenta en unlenguaje figurativo.

Su discurso pictórico asimila lo mejor de la pintura mexicana "realista" del siglo XX, en algunos cuadros se percibe la fuerza expresiva de los personajes de Rafael Coronel o el dramatismo de Francisco Goitia, hay también un gusto asumido por la pintura académica del Siglo XIX.

En las pinturas de la serie "Los caminantes", el pintor consigue atmósferas desoladoras por medio de pocos colores, en los que explora luces y sombras como se aprecia en Caminante, el fondo blanco del paisaje es el pretexto para explorar los matices de la luz en contraste con el cuerpo que no por minúsculo, en comparación con el avasallante entorno que lo arropa, carece de corporeidad y escritura de la piel.

En la serie líquida hay sustento filosófico (Bauman, principalmente) el hombre del siglo XXI después de una efímera gloria se disuelve al estado líquido; José Luis Malo ha querido captar el instante mismo en que el individuo sujeto pierde su identidad y comienza un desprendimiento, en pinturas como fragmentos de luz y sombra, demuestra su magistral dominio de técnica y materia, desde el trazo, la aguada, toda una cocina puesta al servicio de una exploración al interior.

Hay que detenerse en los acercamientos al rostro humano, Dicotomía y Piel clara para descubrir la maestría en una pintura que dibuja y traza el mapa de los destinos y pesares humanos, una cualidad que exhibe un cuidadoso estudio del hombre y sus fascias.

En Esta serie de imágenes puede descubrirse, tal como el pintor lo indica en una de las obras, El hilo conductor, el estado líquido de las emociones y la soledad pétrea del hombre contemporáneo. De lo pétreo a lo líquido además de enseñanza magistral de oficio contiene reflexión y testimonio de época, son los rostros y paisajes de la Modernidad líquida. Esta exposición que se presenta por dos meses en el Museo del Palacio de Gobierno es también una muestra de la herencia y tradición de la pintura cultivada como arte mayor en esta región de México.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.