• Regístrate
Estás leyendo: Epopeya de luz y color
Comparte esta noticia

Técnica mixta

Epopeya de luz y color

Arturo Camacho

Publicidad
Publicidad

Los tres volúmenes que registra la obra de la pintora Lucia Maya titulada Trilogía de la luz, son una empresa editorial sin muchos antecedentes en la bibliografía de artistas mexicanos; es por ello que resulta sobresaliente esta obra editorial que reúne en centenares de imágenes y páginas la obra artística realizada por Lucia Maya a lo largo de 42 años.

Lucia Maya, como pocos artistas, ha conseguido el Arte total, un proceso creativo claro que hace participe al espectador y lo introduce en el axioma del Arte; su trayectoria profesional abarca una vasta búsqueda por resolver algunas preguntas relativas a la materia plástica, su modo de comunicación, su representación y la creación de un ficcionario.

El primer dilema del proyecto fue su organización, un acierto fue hacerlo en atención a temática y técnica, de manera que el volumen 1 recopila dibujo y grabados y concluye con una experimental técnica de cartulina rasgada a partir de las configura atmosferas y personajes. En este volumen hay diversos temas, el de retrato es donde observamos un interés de parte del artista por una exploración más allá de la fisonomía, los dota de actitud y carácter, en este género juega con las posibilidades del clasicismo a la experimentación figurativa.

Un aspecto que queda al descubierto para el espectador es el cuidado con el que Lucia ha transitado con curiosidad y disciplina por las diferentes técnicas de plasmar imágenes, del dibujo al grabado hay un interés por explorar en los límites de la luz y la oscuridad en ese espacio de duermevela terreno propicio para los sueños. Un dibujo que fluye sin tropiezos como dictado de la memoria perceptiva y que además del trazo configura volumen, espacio, y psique.

En el volumen 2 llamado “Luz propia”, se despliega el rico ficcionario magistralmente pintado por una artista única en el panorama de la pintura figurativa latinoamericana; de las muñecas, las colegialas, las mujeres raíz, las magas, sirenas, sonámbulas; Lucia como creadora omnisciente ha logrado un mundo propio con el que cuestiona y critica desde convencionalismos sociales hasta el rol femenino en la sociedad patriarcal, habitantes de islas, bosques o nimbos su presencia psíquica esta acentuada con magistral dibujo y sugerente manejo del color.

“Tácita Luz” es el diario de la pintora inquieta por explorar los vasos comunicantes de las artes, los medios tecnológicos de representación de la imagen y muy especialmente su relación con el público; es por ello que sus numerosas acciones plásticas realizadas desde una pequeña población como Cacalutan, las ruinas de una mina de sal abandonada o el Palacio de Bellas Artes , más que recreaciones de sus pinturas se convirtieron en sucesos artísticos que propiciaron experiencias estéticas en quienes los presenciaron.

En un país en donde hasta hace poco se prohibía a las mujeres entrar a las cantinas, Lucia no solo entro sino que además pintó y llevo su mundo sensible de sirenas y frutas del jardín del Edén a un ámbito masculino y cerrado.

En los 3 libros nos revelan un proceso creativo prodigioso producto de talento, tenacidad y dedicación devota a un oficio; es la suma de haberes, saberes y de una prodigiosa imaginación que toma forma en esta vasta, original y propositiva obra plástica, que nos revela a una importante protagonista del Arte Contemporáneo de México.

El maestro Canseco dice que los libros de Lucia son casi el número de páginas de la Biblia, por lo que podemos llamar a esta Epopeya de Luz la Biblia Maya

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.