• Regístrate
Estás leyendo: Dr. Atl: Arte, Ciencia y energía
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 18:15 Hoy

Técnica mixta

Dr. Atl: Arte, Ciencia y energía

Arturo Camacho

Publicidad
Publicidad

Artista imprescindible en el inventario de la Cultura mexicana del siglo XX. Pintor, polígrafo, vulcanólogo, investigador de Arte, filósofo de la ciencia y promotor cultural; Gerardo Murillo, el conocido Dr. Atl, (1875-1964), es altamente valorado por la creación de ese personaje, por lo que la exposición Rotación Cósmica que actualmente se exhibe en las salas principales del Instituto Cultural Cabañas es una excelente oportunidad para acercarnos tal como lo indica el curador Carlos Ashida a su pensamiento plasmado en su obra.

Atl y la naturaleza son un binomio indisoluble para entender la evolución del género del paisaje en el arte mexicano; heredero de la visión escudriñadora y objetiva de José María Velasco, en Atl se convierte en método científico: el lienzo será su libreta de diagramas y fórmulas matemáticas del espacio: El ojo de Atl es micro y telescopio, el detalle está en sus arrasadoras imágenes que ambicionan una recepción cabal de la naturaleza vista en sus paisajes.

Hombre de su época y su tiempo, alumno del sociólogo Emile Durkheim y del historiador de arte Henri Bergson en la Escuela de Altos Estudios de parís; supo cuál era su papel a su regreso de Europa, convencido de que la cultura mexicana estaba a la altura de cualquier otra, aun antes del estallido de la Revolución comenzó su trabajo por su revaloración por los propios mexicanos, actividad que se intensificó al comenzar el régimen revolucionario, convirtiéndose en uno de los artífices del programa cultural de la Revolución.

La exposición del Cabañas es una cabal expresión de sus procesos creativos y de pensamiento, no obstante la austeridad numérica (75 piezas, entre las que hay 34 pinturas)) reflejan su interés por la relación ojo cerebro como actividad extra normal en los artistas, según Atl el pintor está dotado de una visión y percepción abarcadora y escudriñadora del mundo y sus condiciones por encima del resto de los seres humanos. Organizada para ser contemplada y estudiada, durante la muestra se presentan textos esclarecedores de sus ideas respecto de la ciencia, la energía y “el cerebro como la máxima potencia del cosmos”. Ya en “el rayo sobre la ola” y “amanecer en la montaña”, pinturas realizadas en 1916, además de una bien sustentada experimentación plástica apreciamos un estudio de la luz y sus efectos físicos sobre la naturaleza.

En sus paisajes aplica una perspectiva que rompe con la tradición del paisaje horizontal para con un trazo curvilíneo dar una sensación tridimensional a sus pinturas. Hay que observar con atención los colores captados durante las observaciones que realizó del volcán Paricutìn, rojos, magentas y amarillos que trasmiten la visión alucinada del que observa con curiosidad de científico para representar la esencia de la materia. Tienen también estas pinturas la capacidad de llevar al espectador a las alturas, para ver las montañas y los valles como el propio Atl los observó ya sea de la cima de una montaña o como pasajero curioso de un aeroplano, lo que élllamó como Aeropaisaje. El Dr. Atl es un profeta y apóstol de la Cultura mexicana, si se me permiten estos términos religiosos para referirme, al personaje que anunció y protagonizó los cambios en las formas de hacer y ver el arte en México. Esta exposición nos acerca a la faceta detonante de su actuar y su concepción del hombre la ciencia y el arte.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.