• Regístrate
Estás leyendo: Arquitectura y Tiempo
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 05:42 Hoy

Técnica mixta

Arquitectura y Tiempo

Arturo Camacho

Publicidad
Publicidad

Suprimir las fronteras entre Arte, literatura y filosofía representa uno de los retos a los que se enfrenta el artista contemporáneo para poder desplazar un orden conceptual en el que se articula la representación objetiva de objetos, ideas y conceptos; este reto no solo conlleva la reflexión, implica también una elaboración artística, así juntos reflexión y transformación de la materia elaboran el proyecto con su carga simbólica.

Actualmente en el Museo Raúl Anguiano conocido como MURA, identificado por su vocación por el Arte Contemporáneo, se presentan las exposiciones, Posibilidad perpetua de Adrián Guerrero; Arquitectura no solicitada de Joao Rodriguez y De los Híbridos, creación de Juan Bastardo, una magnífica oportunidad para acercarnos a un Arte Contemporáneo que no desdeña lo artístico entendido como “encantamiento de la materia” en el que la reflexión está inducida por formas hermosas e inquietantes de cuidadosa factura.

Posibilidad perpetua está integrada por dibujos, cerámica, grabado y una proyección; un acertado conjunto que exhibe rigor técnico y cualidad artística, 4,210 minutos es una pieza integrada por cien dibujos realizadas con el sustento de una geometría obsesiva, el tiempo detenido en esa espiral infinita y contenida. La cerámica modelada como un organismo vivo, como si observáramos moluscos en el Museo de Historia natural es el campo de experimentación estética del artista, el número no significa repetición, cada pieza es una y única. El tríptico conseguido a partir de un juego de luz y materia, la arcilla lista para modelar convertida en montaña por obra y gracia de la luz. Las tablas de madera grabadas como tablas de la ley y la proyección de la figura de arcilla que se desmorona, muestran la capacidad sintética del artista para inducirnos en un territorio tan vasto y limitado como el tiempo.

Arquitectura no solicitada se mueve en el territorio de formas y color, el pintor se ha propuesto “pensar la arquitectura no sujeta a edificación”, esto es la modificación de los espacios, tramas y estructuras lógicas, el interés está en la alteración ocasionada por la intervención del hombre, sustentada en un excelente manejo de texturas y formas. “Postales de un incendio” nos muestran un lenguaje pictórico cimentado en el hallazgo vía la exploración de la materia plástica, el abstracto entendido como síntesis de la forma. Pintura, escultura y xilografia, en una aproximación al sentido y apariencia, visible en “barandal flotando” , el conjunto nos presenta un desafío para descifrar la ecuación espacio, volumen y tiempo.

La estética de lo siniestro, la búsqueda de lo estético en la deformación es a decir de Pablo H. Cobián, el objetivo en la serie De los híbridos , integrada por objetos de diversos materiales así como dibujos en miniatura con los que el artista nos presenta “unas ruinas sin pasado”. Pastillas de cerámica, huesos deformes, patas de cabra, dibujos que retratan a niños deformados por efectos de sustancias químicas utilizadas en medicamentos que tomaron sus madres, un conjunto que reflexiona sobre lo siniestro y el reconocimiento del yo en la deformación.

Arquitectura, el tiempo y lo siniestro tratados cuidadosamente de manera inteligente y propositiva nos permiten conectar las tres exposiciones y disfrutarlas tanto por su propuesta conceptual como por su excelente manufactura artística, elementos presentes en estas muy recomendables muestra de Arte Contemporáneo que se presenta hasta el 22 de febrero en MURA.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.