• Regístrate
Estás leyendo: Trump y Corea del Norte
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 17:43 Hoy

Causa Legal

Trump y Corea del Norte

Arturo Argente

Publicidad
Publicidad

La guerra fría se inició con la cruzada librada de 1950 a 1953 entre Corea del Sur, apoyada por las fuerzas armadas de varios países comandados por Estados Unidos, contra Corea del Norte, apoyada por la República Popular China y la Unión Soviética. Este conflicto buscaba trazar la frontera en el paralelo 38, quedando el norte a cargo de la Unión Soviética y el sur a cargo de Estados Unidos.

A partir de dicho enfrentamiento, la relación bilateral entre los Estados Unidos y Corea del Norte ha sido muy compleja. En los últimos años, sus respectivos líderes, Donald Trump y Kim Jong-un, cruzaron agresivos mensajes que evidenciaban la existencia de una posible amenaza para la paz y la seguridad mundial. Con el reciente acceso de Corea del Norte a las armas nucleares, esa preocupación se incrementó. En el pasado reciente se alcanzaron acuerdos que apuntaban al objetivo de poder “desnuclearizar” Corea del Norte, pero terminaron siendo violados.

Pero ahora, las cosas parecen haber cambiado de manera esperanzadora, pues los líderes de ambos países pudieron encontrarse cara a cara en Singapur, abriendo así la puerta a un diálogo amplio que recién comienza y apunta no solo a detener el programa nuclear militar norcoreano, sino también a poner fin a la presencia militar norteamericana en la península de Corea, además de romper el actual aislamiento de Corea del Norte. Ahora se abre espacio al diálogo con buena fe y se busca que los agravios del pasado puedan ser superados.

La delegación estadounidense estuvo encabezada por el secretario de Estado Michael Pompeo; el jefe de Gabinete, John Kelly, y el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, que cometió erróneas comparaciones entre Corea del Norte y Libia, lo cual motivó las irritadas declaraciones de Pyongyang que estuvieron a punto de hundir la cita.

El objetivo primordial de la reunión es alcanzar la desnuclearización de la península coreana a cambio de garantías de seguridad para el régimen comunista. Así es cómo Corea del Norte tiene la opción de dejar de ser un país extraño e integrarse plenamente a la economía mundial. Para ello cuenta con el aval de su socio China, con cuyas autoridades el líder norcoreano se ha reunido reiteradamente en las últimas semanas, país con el que, además, Corea del Norte parece haber aumentado la intensidad de los vínculos diplomáticos a modo de dar el primer paso en la marcha hacia la normalización de sus relaciones con el resto del mundo. Sin duda, esta reunión representa nuevos aires de paz en el horizonte mundial.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.