• Regístrate
Estás leyendo: Valor y dignidad
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 18:55 Hoy

Perfil Mexiquense

Valor y dignidad

Armando Ríos Ruiz

Publicidad
Publicidad

¿Qué país heredan nuestras autoridades a las generaciones venideras? ¿Qué queda a los mexicanos frente a autoridades corruptas hasta el tuétano, sin que haya quien castigue los delitos que cometen los funcionarios públicos, bañados como nunca de impunidad? ¡Enfrentarlos con valor, con todos los riesgos y desventajas, pero con mucha dignidad!

Paradójico. En algún momento, los ciudadanos responderán los embates de sus autoridades, porque abusan y se han olvidado de ellos. Los que mandan están más ocupados en elecciones, que en resolver los problemas del país. Quizá por razones de ese tipo es que los chiapanecos rechazaron la presencia del Presidente Peña, con palos y otros instrumentos, con los que se enfrentaron a los policías que resguardaban la visita.

En Ciudad Juárez, Chihuahua, un grupo de vendedores de artículos traídos de allende la frontera, encabezado por José Luis Ontiveros, dirigente de la agrupación Frente de Movimientos Populares, bloqueó la avenida Hermanos Escobar, en protesta por la actitud asumida por un funcionario de la PGR, que les decomisó la mercancía y les exigió medio millón de pesos.

Los vendedores se apostaron frente a las instalaciones de la dependencia y retaron al delegado a enfrentarlos y a exigir la renuncia del agente del Ministerio Público, Leonardo Lara Ferreiro, quien impuso un operativo para decomisar mercancía traída ilegalmente, pero que pueden vender, siempre y cuando le entreguen medio millón de pesos.

Gritaron que están cansados de los frecuentes decomisos y de pedirles dinero, que más falta en sus hogares y de que de la Ciudad de México les envíen a funcionarios ladrones. Les llamaron corruptos, marranos y de otras maneras peyorativas. El líder del grupo, José Luis Ontiveros, retó a los servidores públicos, ¡a ver quién tiene más pantalones!

Esto desde luego, es el pan nuestro en todo México. Los ciudadanos tienen que soportar, por un lado, a los grupos delictivos que imponen cuotas por todo y a los funcionarios extorsionadores que les hacen competencia, mientras la autoridad se degenera, permite la actuación de los malosos y desdeña a la gente de bien.

Seguramente por eso es que han surgido vengadores anónimos, que han enfrentado a ladrones en el estado de México y que han ganado el agradecimiento y la admiración de mucha gente, luego de asesinar a los delincuentes, o de realizar el trabajo que ni el gobierno ni sus policías realizan.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.