• Regístrate
Estás leyendo: Tercer informe
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 14:30 Hoy

Perfil Mexiquense

Tercer informe

Armando Ríos Ruiz

Publicidad
Publicidad

Entre descalificaciones dentro y fuera del país, pérdida de credibilidad, caída de popularidad, problemas económicos, y otros factores que la ciudadanía reprueba, el presidente Enrique Peña Nieto llega a la primera mitad de su mandato e inicia la segunda, casi inmediatamente después de haber realizado cambios en el gabinete, presumiblemente para recomenzar una etapa de recuperación de todo lo perdido durante el último año.

El inicio, que pareció destacadamente positivo por el pie puesto en el acelerador de las reformas, que mereció el aplauso de gobiernos de otros países del mundo y de los propios mexicanos, cayó repentinamente en un bache profundo en Iguala, Guerrero; más profundo que las fosas llenas de cadáveres encontradas en los alrededores, del que aún no ha podido salir, aun cuando la solución continúa en la decisión del gobierno, que prefirió dejar en manos torpes la respuesta a un hecho que encontró eco en el Presidente.

Hace un año, el 27 de diciembre marcó el inicio de una serie de acontecimientos que se encargaron de ensombrecer el sol que iluminaba el desempeño del primer mandatario. Vinieron otros, como la adquisición de la casa blanca, que pagó con su dinero la primera dama, según dijo en una increíble rueda de prensa; la otra de Luis Videgaray, la devaluación del peso y muchos más.

Días antes de la desaparición de los normalistas, el 23 de septiembre, el Presidente de los mexicanos recibió el premio al "Estadista Mundial del Año, de la organización Appeal Conscience Foundation, en el Waldorf Astoria de Nueva York y escasos cuatro días después se conocieron los hechos de Iguala, que marcaron un hito en la historia de México, que separó dos años de gloria con uno de amargura.

Ahora, el Presidente enfrenta serios señalamientos por todo lo que ocurre aquí, desde el asunto de Iguala aún sin solución, hasta las devaluaciones recurrentes del peso, la caída de los precios internacionales del petróleo, la fuga del Chapo Guzmán, que muchos mexicanos no creen y aseveran que con toda seguridad, el capo no estaba siquiera adentro del penal y otros asuntos.

Inicia la segunda fase de un mandato que se tornó complicado por muchas razones que es imposible enumerar en este espacio. Aun así, muchos queremos que quienes se desempeñan en las diferentes áreas del gobierno, desde el primer mandatario hasta el último funcionario, encuentren el camino adecuado para volver a tomar la rienda con mano firme y devuelvan a la ciudadanía la confianza que ya había exhibido en favor de sus gobernantes. Los mexicanos queremos ver en esta otra mitad a servidores más comprometidos con México, más esforzados en su quehacer y más responsables con las decisiones que tomen.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.