• Regístrate
Estás leyendo: PRI o harakiri
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 12:19 Hoy

Perfil Mexiquense

PRI o harakiri

Armando Ríos Ruiz

Publicidad
Publicidad

Ayer, algunos diarios dieron cuenta de la decisión del PRI de actuar, a partir de hoy, contra los políticos corruptos que se han enriquecido a la sombra de ese partido.

Obviamente lo anterior intenta mostrar a los mexicanos que está dispuesto a hacer lo indecible, con tal de provocar el crecimiento de su candidato a la Presidencia de la República, luego de la rechazada táctica en contra de Ricardo Anaya, candidato de la Coalición Por México al Frente.

Doble trabajo.

Ahora, la PGR, empleada por el gobierno para acusar al queretano, tendrá que demostrar lo antes posible que es culpable de cometer diversos delitos y actuar en consecuencia, como pidieron los intelectuales en una carta dirigida al Presidente Peña, o dejarlo en paz también cuanto antes, para que se dedique a su campaña sin el lastre de una investigación.

Pero lejos de dar una buena señal causó indignación entre quienes leyeron la noticia. De inmediato, las respuestas de los lectores se convirtieron en comentarios ácidos y en recordatorios llenos de veneno. Uno de tantos anotó: "casas blancas, taxis, Higa, OHL, la estafa maestra, Odebrecht" y una retahíla de nombres que han desfilado por la pasarela de la corrupción durante este sexenio.

Quienes defienden a Anaya no lo hacen por simpatías.

Lo hacen porque rechazan un linchamiento como táctica para bajarlo del segundo lugar. Seguramente hubiera hecho lo mismo contra cualquier otro que padeciera una persecución igual. Ahora, la PGR está obligada a ir hasta el fondo.

No puede cruzarse de brazos a partir de este anuncio y hacer como que no tuvo que ver, en obediencia a una orden.

¿Pero el PRI, estaría dispuesto a ir contra Rubén Moreira, su secretario de Acción Electoral, acusado de desvío de recursos o de su hermano Humberto, señalado por actos de corrupción, algunos de los cuales lo vinculan inclusive con el crimen organizado?

Sin ver las caras de los que mandan, seguro que ahí se les acabaría la risa.

La respuesta será, sin ninguna duda, que ya estuvieron sujetos a investigación y que no se encontró nada en su contra, como no se ha encontrado en muchos priistas, señalados por múltiples delitos.

Verbigracia, los desaparecidos de Ayotzinapa, sólo para mencionar un caso más, de decenas.

Muchos mexicanos opinan que si José Antonio Meade quiere remontar su propia suerte, debe desligarse completamente de lo que huele a PRI y a Peña Nieto.

Sería la fórmula ideal.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.