• Regístrate
Estás leyendo: *NO VENGAN A TAMAULIPAS
Comparte esta noticia

Perfil Mexiquense

*NO VENGAN A TAMAULIPAS

Armando Ríos Ruiz

Publicidad
Publicidad

Después de más de cinco años del gobierno, ya podemos asegurar que lo que menos importa es la seguridad de los mexicanos.

Se ha hecho de todo lo malo, pero jamás algo por nuestra seguridad. Y luego se preguntan por qué los mexicanos se quejan de sus gobernantes.

Durante el sexenio, la seguridad no ha pasado siquiera a segundo término, sino más bien no tiene absolutamente ninguna relevancia.

No ha estado en la mente y mucho menos entre las prevenciones de segundo plano de los que mandan.

Se ha notado más preocupación en realizar actos que afectan el ánimo de los mexicanos, que en buscar aunque sea medianamente un remedio para combatir la inseguridad.

Por eso, el gobierno se ha ganado legítimamente la repulsa popular más grande que se haya registrado en nuestra historia reciente.

No importa que el número de muertos aumente a niveles insospechados. No importa que en los estados del país, se ejerza un poder parecido al que se gana con elecciones. No importa que el gobierno cobre impuestos y paralelamente, los criminales otros.

No importa que los grupos de malhechores hayan impuesto sus reales.

¿Quién lleva la cuenta de los muertos?

El gobierno lleva una mentirosa y las organizaciones que la realizan lo hacen mal.

No es posible contabilizar las decenas en lugares como Petatlán, Papanoa, San Miguel Totolapan, Guerrero y en otras zonas en donde las autoridades son figuras decorativas y hasta aliadas de los malos.

No podemos hablar de estrategias fallidas en contra del crimen, porque no se han. Concebido.

Hace unos días apareció en las redes sociales un mensaje que dice "Si quieres continuar con vida no vengas a Tamaulipas, donde la ausencia de autoridad es manifiesta".

El autor ya no pide auxilio a la autoridad. Sabe que jamás llegará.

Que Tamaulipas es tierra olvidada y a merced del crimen, en donde no es posible pedir ayuda, porque seguramente, esta será aniquilada por fuerzas superiores.

Se limita a advertir que no vayan a Tamaulipas, en donde otrora, en tiempos como hoy, muchos viajaban a las playas y a admirar el paisaje de sus ríos, como el Pánuco, el San Fernando, el Bravo y otros.

O admiraban las ciudades hermosas, como Tampico, en donde en cualquier semáforo en alto, los automovilistas son hoy despojados de sus carros, en el mejor de los casos.

En el peor, de la vida.


ariosruiz@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.