• Regístrate
Estás leyendo: La Viga en el Ojo
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 08:53 Hoy

La Viga en el Ojo

Publicidad
Publicidad

¿Qué ocurre cuando una persona no cumple con sus obligaciones y critica a otra por cualquier motivo?

Hay muchas formas de calificarlo. La más recurrente es la frase cristiana: "Ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el suyo".

¿Y cuando un mandatario no cumple con el pueblo que lo "eligió"?

Es peor, porque cada vez que diga algo para justificarse, para anunciar novedades, para criticar o en cualquier sentido, sus palabras se le revierten.

El Presidente Peña Nieto es muy olvidadizo. Pronto deja de recordar los errores que comete, por cierto con frecuencia, para caer en nuevas pifias.

Hace poco señaló: "...para que la sociedad cuente con seguridad y justicia, no puede haber ni perdón ni olvido para los delincuentes. No puede haber borrón y cuenta nueva. Dejar hacer y pasar a los criminales significaría fallarle a la sociedad y traicionar a México".

Lo anterior, en referencia a la torcida idea de alguien que evidentemente no está en sus cabales, émulo de don Nicolás Zúñiga y Miranda, eterno candidato a la presidencia de México, quien pretende amnistiar a los criminales más peligrosos del país porque desea obtener su simpatía y sus votos.

La población reaccionó de inmediato ante la exposición de nuestro mandatario, no por justificar al loco de Macuspana, que ofrece perdón a los peores criminales, sino porque el mexiquense "no ve la viga en su ojo".

La pregunta es: ¿qué ha hecho en este sexenio para acabar con la horda de delincuentes que crece de manera expansiva?

¡Nada!

Existe en una gran cantidad de mexicanos, la idea de que hasta hay colusión. No puede justificar que durante el sexenio no se haya implementado una estrategia para combatir a los criminales, cuya actividad tiene ahora en sus manos las vidas de los demás.

Se ha permitido que la actividad criminal crezca a tales niveles, que la gente está resignada a compartir su espacio vital con quienes por cualquier desavenencia pueden ser sus asesinos, mientras otros dejan sus hogares por temor a la muerte.

¿Por qué no se ha actuado contra los burócratas, que sólo sirven para hacer grandes negocios, como el caso de Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones, quien acepta que los contratos se dupliquen en precio y que los contratistas utilicen los peores materiales de construcción que ponen en riesgo la vida de inocentes?

¿No hacen sospechar que por colusión?

Hay material para escribir un libro muy grueso.


ariosruiz@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.