• Regístrate
Estás leyendo: Ine, antes o después
Comparte esta noticia

Perfil Mexiquense

Ine, antes o después

Armando Ríos Ruiz

Publicidad
Publicidad

¿Cuándo decidió el Instituto Nacional Electoral mentir?

O ¿Cuándo le ordenaron mentir?

No sabemos si mintió durante el proceso de recaudación de firmas de los aspirantes a convertirse en candidatos independientes a la Presidencia de la República o después.

También se ignora hasta hoy, por qué tomó la decisión de descartar a dos de ellos.

Mientras los aspirantes se dedicaban a recolectar firmas, el INE informaba que llevaban, por decir un número cualquiera, pero como ejemplo para ilustrar lo que ocurría, 400 recibidas, de las cuales había avalado 300.

Conforme pasaba el tiempo manifestaba que alguno de los tres ya había rebasado el millón, pero tenía avaladas 900 mil. Los mismos diarios así lo publicaban. Lo que no se sabe es, si entonces mentía y si lo hacía, con qué fin.

Da la impresión de haber recibido repentinamente la orden de condenar a dos, a quienes acusó de haber falsificado datos de credenciales o utilizado copias fotostáticas de las mismas.

Alguien ya dijo que mucha gente usa copias para evitar perder el plástico.

En todo caso, ningún aspirante estaría ante un delito de falsificación, de haber permitido el dueño de los datos prestar la copia para que fuera fotografiada y al haber estampado su firma para legitimarla.

¿Y si además, ocurrió que el dueño de una credencial no firmó como acostumbra?

Había una desconfianza descomunal cuando alguien solicitaba la credencial.

Algunos pensaban que ya se trataba de un voto.

Otros argumentaban que no querían que nadie manipulara sus datos.

Otros más decían que el INE deseaba utilizar sus credenciales para sus propios fines y algunos hasta exigían dinero para prestar el documento. Parece que de repente, el INE tomó la decisión, por el motivo que sea, de adelantar la información. De filtrarla primero y luego de dar a conocer que dos estaban descartados.

Por eso la pregunta: ¿cuándo mintió?

¿Antes o después?

¿Y por qué decidió cambiar el rumbo que llevaba, de informar puntualmente de los avances, tanto en recolección como de firmas avaladas?

Un mensaje publicado en las redes sociales, que a la vez me fue enviado dice textualmente:

"Soy Soledad Romero Espinal, aspirante registrada a candidata independiente al Senado, por Guerrero. El @INEMéxico me validó 56,385 firmas, mismas que se hicieron para @RíosPíterJaguar. ¿Por qué a mí me las validaron y al Jaguar se las falsificaron?".

Casos como el anterior hay más.

¿De qué se trata?


ariosruiz@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.