• Regístrate
Estás leyendo: “Estuvo bien, pero no…”
Comparte esta noticia

Perfil Mexiquense

“Estuvo bien, pero no…”

Armando Ríos Ruiz

Publicidad
Publicidad

Después del resultado de la consulta por la construcción del NAIM y luego de las voces de protesta de muchos sectores de la población y de los medios, por la evidente chapuza para descalificar a Texcoco, Mario Delgado, jefe de la bancada morenista en la Cámara de Diputados, se apresuró a decir que todo estuvo en orden durante la amañada votación.

Pero la semana pasada, tal vez en obediencia a una orden de su jefe máximo por la andanada de críticas en la prensa, aseguró que no volverá a realizarse otra consulta fuera de la ley, como la primera que se le ocurre al presidente electo.

Esto no quiere decir que, pese a tal reconocimiento, de haber realizado el referéndum sin transparencia, sin certidumbre y sin legalidad, de acuerdo con sus propias palabras, vayan a echar para atrás el resultado. Ese ya se queda, no obstante las trampas, porque así lo quiere el próximo mandatario.

Esta actitud sabe a capricho, a imposición de la voluntad. El virtual Presidente descubrió, apenas, que el proyecto de Texcoco escondía la aviesa intención de construir un nuevo Santa Fe. Tal vez por eso afirmó que la cancelación no gustó a los corruptos. Sin embargo, la inmensa mayoría de las críticas provino de gente que no espera nada, porque no tiene nada. De gente común y corriente y de la Prensa.

Y si esa disculpa fuera verdad, a pesar de no haberse exhibido una sola prueba, la mínima, ¿por qué no modificar y echar para atrás lo suntuoso y circunscribirse a la mera construcción del aeródromo y así evitar tirar a la basura más de cien mil millones de pesos que mucha falta harán para dar a los ancianos que ya no tienen entradas y para mantener a los vagos?

¿Manda el pueblo o el que lo representa en la Presidencia de la República? ¿O manda el partido que tiene el poder y sus seguidores --sólo sus seguidores--, para quienes se construye un teatro con la parafernalia necesaria con la que pretenden engañar a la hora de la consulta? ¡El pueblo no cuenta! Se habla de democracia y se incurre en una falsa democracia.

Se habla de corrupción y se incurre en ella, porque armar un teatro para engañar y para salirse con la suya lo es. Imponer la voluntad a lo tramposamente evidente, lo es también. Mario Delgado dijo: “No veremos ya otra consulta con las características que tuvimos respecto del aeropuerto…” “Todas las consultas ciudadanas que se hagan de aquí para delante van a estar sujetas a la ley”

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.