• Regístrate
Estás leyendo: Corrupción moderna
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 08:48 Hoy

Perfil Mexiquense

Corrupción moderna

Armando Ríos Ruiz

Publicidad
Publicidad

Hace años se habla de la corrupción en México y se ha dicho que es el ciudadano el que la propicia. Se ha hablado hasta el cansancio de combatirla. Sin embargo, durante el presente sexenio hemos visto cómo ha crecido en todos los niveles de gobierno, gracias a la impunidad que gozan los políticos.

En algunos foros se ha afirmado que no es sólo el gobierno el que la alienta, sino todos. Me atrevo a asegurar que es el primero el que comenzó en México y después, el ciudadano el que la aprovecha y propone actos de corrupción para salir de apuros, en casos mínimos. Que es el primero, o el gobierno, el que la aplica en gran escala y el que durante este sexenio, la ha fomentado.

Es el gobierno el que, durante este sexenio, ha perdonado actos incalificables de mandatarios que gobernaron y aún gobiernan en diferentes estados, de quienes pocos se atreven a hablar, porque están ligados con criminales y les resulta fácil usarlos para acallar acusaciones en su contra.

Es el más poderoso, quien perdona a otros como él, en aras de ser perdonado. El que no perdona es el pueblo, que observa y se reserva el momento de desquite, ya sea en las urnas o cuando el político termina su gestión. Ya sea a través de las redes sociales, en donde suele despotricar para sentirse bien.

Carlos Castresana, Fiscal de la sección Penal del Tribunal Supremo de Excelencia de España, advirtió de nuestras corrupciones: la tradicional y la moderna, ambas vinculadas al crimen organizado y al lavado de dinero. "Tienen un problema grave y en su solución deben participar todos", dijo. Creo que es un gobierno sano, el que debe emprender medidas drásticas para combatirla.

Manifestó que La corrupción moderna es una estructura vinculada a la relación de empresas y autoridades: abuso de información privilegiada, tráfico de influencias y financiamiento ilegal de partidos políticos. Pero también lo es el perdón a los corruptos, a los que solaparon socavones; a los que robaron ayuda para damnificados recientemente; a los que utilizan el poder para promover su imagen, etc.

Lo es asimismo y muy moderna, relacionarse con los criminales, obligarlos (en donde el poder del político es mayor al de los delincuentes) a trabajar para obtener parte de sus ganancias; permitir que éstos se cuelen directamente a las actividades políticas y participen en candidaturas a cargos de elección popular, que ganan con el amago de las armas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.