• Regístrate
Estás leyendo: Combate a la corrupción
Comparte esta noticia

Perfil Mexiquense

Combate a la corrupción

Armando Ríos Ruiz

Publicidad
Publicidad

AMLO ha repetido que en Morena no caben los corruptos y es cierto. Hay que aconsejarle que agrande el partido. Acabará con todos los problemas del país con el combate a la corrupción, según respondió a todas las preguntas que le formularon en el último debate. Entonces que comience por su casa.

Actúa como el bandido que odiara a los ladrones a quienes usa para cometer sus fechorías. ¿Cómo se explica esto? Fácil: es sólo un mentiroso. Entre sus fijaciones figura el combate a la corrupción como solución a todos los males, porque no tiene la más remota idea de cómo actuaría en la Presidencia de México y quiérase que no, eso lo torna peligroso.

En la tribuna del Senado, Layda Sansores desollaba vivos a los políticos corruptos contrarios. En la realidad, se escondió para no votar la ley #3de3, para hacer públicas las declaraciones patrimonial, fiscal y de conflicto de interés de los funcionarios. Ladró a diestra y siniestra, pero a la hora de la verdad… Su compañero de bancada, Manuel Barttlet, hizo lo mismo. Ambos están ahora en Morena.

Ya la apodan “Lady Facturas”, porque endosó al Senado cuentas de artículos para su “belleza” personal y para su casa por casi 700 mil pesos, que nada tienen que ver con sus actividades legislativas. Al negarlo refleja una de las cualidades que aprendió de su maestro, El Peje de Macuspana.

Muchos apuestan a que en Morena hay miles y miles de bandidos, o lo que es lo mismo, que esos encontraron cabida en dicho organismo político. Es decir, emigraron de otro lugar y hallaron acomodo con quien está presuntamente preocupado por combatirlos. Mejor hacerse amigos del verdugo mentiroso que cree que es el Dios verdadero, con capacidad para perdonar todos los pecados.

No caben aquí los nombres de todos los que pudieran tapizar Morena con una ínfima parte de lo robado durante su función. Sí, el de los más conocidos, como Marcelo Ebrard, Napoleón Gómez Urrutia, Elba Esther Gordillo, René Bejarano, Alfredo Chiguil Figueroa, Víctor Hugo Romo, César Yáñez Centeno, Rigoberto Salgado, Higinio Martínez Miranda, Evaristo Hernández Cruz y… ¡uff! ¡Son demasiados!

Muchos de ellos fueron acusados de corruptos por el mismo Peje, pero ahí los tiene ahora.

Lejos de querer combatir la corrupción, más bien parece que ser corrupto es una cualidad o un requisito para ser reconocido en Morena. Qué lástima que el enojo esté por encima de la razón y de la inteligencia.

ariosruiz@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.