• Regístrate
Estás leyendo: Atole con el Dedo
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 23:17 Hoy

Perfil Mexiquense

Atole con el Dedo

Armando Ríos Ruiz

Publicidad
Publicidad

Inaceptable que políticos de todos los partidos hayan opuesto resistencia a ceder parte de lo que el INE destinará a cada uno, para las campañas de 2018. Con el argumento de que ya todo está hecho y no es posible dar marcha atrás porque eso significa reformar la ley y el proceso ya inició, pretendieron deslindarse de un acto de obligada humanidad.

Para esta clase, desde hace tiempo es más importante mantener las prebendas en momentos de desgracia, que ayudar consintiendo en desprenderse de una parte de lo que emplearán en las campañas. Es decir, les duele ayudar al pueblo con lo mismo que el gobierno le quita.

La senadora del PRD, Angélica de la Peña, señaló que si le quitas dinero a los partidos en época de campaña, hay que cambiar muchas cosas... Es un tema que tienen que discutirse... y reordenarse en la ley y ya no hay tiempo. La también senadora del PRI, Ana Lilia Herrera dijo lo mismo, pero con otras palabras. No se pusieron de acuerdo, como nunca lo hacen los contrarios. Pero curiosamente, cuando se trata de defender el dinero, parece que se comunican telepáticamente.

La desgracia causada por una serie de terremotos es lo de menos. Lo verdaderamente importante es que mermarán las entradas para comprar votos de a 200 pesos, hasta de muchos miles, de acuerdo con el votante. Los tinacos, las despensas y otras mercancías que reparten en cada elección serán menos.

Eso es lo que duele. No que miles de personas hayan quedado en el desamparo, sólo a merced de la ayuda que el pueblo ofrece. Hay quien argumentó que "para eso está el fonden", la dependencia creada para ayudar en caso de desastres.

Por ende, no hay que aportar para aumentar la ayuda. Hay excepciones en esa clase. Algunos propusieron desde el principio, que el presupuesto para campañas fuera usado en ayudar a los damnificados. La idea fue retomada por las redes sociales. La plataforma de activistas change.org juntó más de tres millones de firmas y obligó a los partidos a retroceder.

Los dirigentes sonrieron y consintieron en aportar. De pronto ocurrió el milagro. Lo que era tan difícil se volvió fácil. Al pueblo, experimentado en lo más profundo de su conciencia en lides políticas, gracias a los ejemplos de los actores políticos, no le es complejo imaginar que ya idearon la forma de distribuir el numerario para obtener ganancias y como siempre, dar lo que mejor saben hacer con mucho éxito: atole con el dedo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.