• Regístrate
Estás leyendo: Ambigüedades de AMLO
Comparte esta noticia

Perfil Mexiquense

Ambigüedades de AMLO

Armando Ríos Ruiz

Publicidad
Publicidad

Es posible interpretar que desde que estuvo oficialmente en campaña y desde antes, el virtual presidente Andrés Manuel López Obrador debió madurar una serie de cambios en el gobierno, si llegaba a la Presidencia del país. Muchos nuevos, más los que ya había puesto en práctica cuando fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

En campaña mencionó algunos que ha repetido insistentemente como Presidente electo y al iniciar la semana mostró a los representantes de los medios un catálogo de 50 medidas para combatir la corrupción. Sin embargo, muchos de los puntos mencionados han servido para confundir a la ciudadanía que piensa, porque, sin intención de herir, muchos que no disponen de esa condición, solo se dedican a aplaudirle cuando propone.

Ha insistido en bajar el sueldo de todos los funcionarios públicos, como lo hizo cuando estuvo al frente del gobierno de la ciudad. Pero en aquella ocasión, el salario no era más que un añadido sin ninguna importancia, porque la corrupción alcanzó niveles insospechados. Bien pudo haber dispuesto que sus funcionarios no devengaran un centavo y aun así hubieran servido con la sonrisa más ancha.

Ya se anunció su plan de descentralización de las instituciones de gobierno, hacia los diferentes estados de la República. Pero no se sabe cómo hará para costear el cambio de miles y miles de empleados de todos los niveles, que forzosamente será de un costo elevado, porque implica el transporte de menaje hasta el alquiler o la compra de viviendas.

Dijo que desaparecerán las oficinas de compra y de prensa. Por lo tanto, el quehacer en ambas será centralizado y seguramente constará de un aparato burocrático muy grande, además de especializado, para realizar las adquisiciones más disímbolas, pues no es lo mismo comprar lo necesario para Pemex que para el Seguro Social o para la Secretaría de Energía o para la PGR.

En cuanto a prensa: ¿cómo harán los reporteros para entrevistar a algún funcionario que resulte clave cuando aparezca un problema? ¿Tendrá que viajar a Yucatán o a Baja California, o simplemente le harán llegar el boletín a su correo electrónico, ya digerido, sin oportunidad de hurgar más?

No castigará al Presidente saliente, porque la Constitución no lo permite. ¿Y a los que tuvieron responsabilidad en socavones, en la estafa maestra, en Odebretch y en casos que por graves y escandalosos tuvieron que ver con la debacle del PRI?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.