• Regístrate
Estás leyendo: 2015-03-29
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 23:01 Hoy

De política y cosas peores

2015-03-29

Armando "Catón" Fuentes Aguirre

Publicidad
Publicidad

Doña Frigidia, ya se sabe, es la mujer más fría del planeta. En cierta ocasión pensó en Xochimilco, y ese solo pensamiento hizo que se helaran en las chinampas todas las flores y verduras. En cierta ocasión alguien le preguntó a su esposo don Frustracio si conocía esos cubitos de hielo que tienen un agujero en medio. "¿Que si los conozco? -respondió él con dolorido acento-. ¡Estoy casado con uno!". Tan fría mujer es doña Frigidia que cada vez que va al banco congela las cuentas. Hace unas noches don Frustracio le solicitó la dación corporal propia del connubio, tan necesaria para la sedación de la concupiscencia. Ella se negó. ¿Iban a hacer el amor, que es acto de placer, en medio de todos los problemas que el país tiene ahora? "Pero, mujer -suplicó el pobre don Frustracio-. La última vez que lo hicimos fue el día en que el equipo de beisbol de la escuela Christian High, de El Cajon, California, le ganó a Day High, en La Jolla, por 48 carreras a cero". (Nota de la redacción: Ese acontecimiento deportivo tuvo lugar el 14 de abril de 2007). Rebufó con enojo doña Frigidia: "¿Y ya quieres hacerlo otra vez? ¡Eres un maniático sexual!". Así rechazado don Frustracio se dirigió con pasos lentos a su estudio y se aplicó a revisar por enésima vez su colección de sellos postales de Haití. Ahí lo vio doña Frigidia, y algo se conmovió en su frío todo. Le dijo a su marido, que la miraba con ojos borricotes: "Está bien. Aguarda aquí media hora, y dirígete luego a la recámara. Si tanta importancia le das al sexo te permitiré que satisfagas tu deseo. Una sola cosa te pido: no me vayas a despertar"... Dos vedettes que hacía algún tiempo no se veían se encontraron en la calle. Una de ellas se había hecho agrandar el busto. La miró bien la otra y le dijo: "Veo, Chicholina, que has ampliado la sucursal". Luego, mirándole las pompas, añadió: "Ahora te falta agrandar el negocio principal"... La maestra le pidió a Pepito: "Escribe en el pizarrón la cualidad más grande que tengas". Pepito escribió sin dudar: "La cualidad más grande que tengo es mi atributo de varón". "¡Pepito! -exclamó la mentora con azoro-. ¡Al terminar las clases te quedarás en el salón!". Pepito regresó a su banco. Al pasar les guiñó el ojo a sus compañeritos y les dijo en voz baja: "¿Lo ven? ¡La publicidad da resultado!"... Don Martiriano, el abnegadoesposo de doña Jodoncia, se rindió por fin ante las repetidas instancias de su mujer, que le exigía ir a ver al dentista. "Pero la dentista tiene que ser mujer" -se atrevió a condicionar . "¿Por qué" -preguntó con acritud doña Jodoncia. Respondió don Martiriano: "Porque quiero que, aunque sea por una sola vez, una mujer me diga: "Abra la boca, por favor", en vez de: '¡Cierra el hocico, idiota!'"... Dos amigos veían en la tele una película de tema judicial. Comentó uno: "Yo no creo en la eficacia de esas máquinas detectoras de mentiras". "Yo sí -manifestó el otro-. En mi mujer tengo una". Nació el bebé, y una ruidosa parentela acudió a conocer al niño. Con ojo crítico lo examinaron todos. Lo vio el tío Chinguetas y opinó: "Tiene los brazos demasiado pequeños. Jamás será basquetbolista". Lo contempló el tío Molonio y decretó: "Tiene las piernas demasiado pequeñas. Jamás será futbolista". Lo observó bien la tía Jodoncia y declaró: "Tampoco será estrella de películas pornográficas". Babalucas y un amigo iban en automóvil por una calle de la ciudad. En eso pasó otro coche. Lo manejaba una mujer que iba desnuda de medio cuerpo arriba, de modo que mostraba al descubierto sus opimos encantos pectorales. "¿Viste cómo iba esa mujer? -exclamó con asombro el amigo de Babalucas. "Sí -respondió el badulaque-. No llevaba puesto el cinturón de seguridad"... Un anciano y su joven nieto fueron de viaje, y en un hotel de mala muerte tuvieron que compartir la misma cama. A horas de la madrugada el viejito empezó a dar grandes voces: "¡Milagro! ¡Milagro! ¡Tráiganme una mujer! ¡Pronto! ¡Quiero tener sexo!". "Abuelo -le dijo el muchacho-. No puedes tener sexo por dos razones. La primera, porque ya pasas de los 90 años de edad. La segunda, porque lo que tienes en la mano es lo mío, no lo tuyo". (No le entendí)... FIN.

MIRADOR.

Historias de la creación del mundo.

El Señor hizo al gallo. Le dijo:

-Serás el mensajero que anunciará a los hombres el amanecer de cada nuevo día.

Al gallo no le gustó la idea.

-Pero, Señor -opuso-. Eso significa que todos los días deberé madrugar. Cuando los otros animales y aves duerman todavía yo ya tendré que estar despierto y trabajando.

-Es cierto -concedió el Creador-. Ésa será tu obligación, y reconozco que es penosa. Pero a cambio te daré...

Le dijo unas palabras al oído. Al gallo se le iluminó la cara. Dijo entonces:

-¡Así las cosas cambian! ¡Cuenta conmigo, Señor!

Los hombres no sabemos descifrar el gesto de las criaturas animales. Si lo supiéramos nos daríamos cuenta de que el gallo anda siempre con una gran sonrisa. Y las gallinas también.

¡Hasta mañana!..

MANGANITAS.

"... El Partido Verde hizo que se prohibieran los animales en el circo...".

Algo como un magnicidio

fue quitar esa ilusión.

Además -pido perdón-

fue una especie de suicidio.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.