• Regístrate
Estás leyendo: 2014-09-21
Comparte esta noticia

De política y cosas peores

2014-09-21

Armando "Catón" Fuentes Aguirre

Publicidad
Publicidad

Dijo una señora cuando le preguntaron cuántos años tenía su marido: "Está dejando la edad del 'Quiero' y entrando en la de '¿Podré?'"... Afrodisio llevó a Susiflor a un romántico paraje y ahí le hizo urentes solicitaciones de pasional amor. Al oir la demanda ella cerró los ojos, inclinó la cabeza y empezó a darse golpes de pecho. "-¿Qué haces? -le pregunta el salaz tipo con alarma-. ¿Ofendí acaso tu pudor?''. "No, -responde ella-. Pero siempre que hago lo que vamos a hacer el señor cura me dice que me arrepienta, y para ahorrar tiempo me estoy arrepintiendo desde ahora''... El novio de la muchacha no daba trazas de irse, por lo que el papá de la chica hizo acto de presencia. "¡Oh, amor mío! -le decía en ese momento el jovenzuelo a su dulcinea-. ¿Tendré que decirte buenas noches?''. "Sí, caborón -le dijo con enojo el genitor-, porque si te quedas 10 minutos más tendrás que decirle buenos días''... Don Algón, salaz ejecutivo, recibió en su casa la visita de un abogado. Con él estaba hablando cuando entró su esposa. Don Algón, todo turbado, le dijo a su mujer: "El licenciado vino manejando de la oficina a decirme que a la computadora le falta cinta''. "No se haga usted, señor -lo corrigió el letrado-. Lo que le dije fue que cometió usted una falta en la oficina, y la que maneja la computadora está encinta''... Empédocles Etílez y Astatrasio Garrajarra, los borrachines del pueblo, estaban bebiendo en la cantina del lugar. Le dijo Astatrasio a su camarada: "Compadre, ya debo estar borracho. Todo lo veo doble''. "Pos no sea indejo, compadrito -respondió Empédocles-. Cierre un ojo''... Babalucas fue al cine. En una escena de la película una bella muchacha comenzaba a desvestirse. En el momento en que se iba a quedar sin nada encima pasaba un tren que la ocultaba a la vista de los espectadores. Luego cambiaba la escena y ya no se veía nada más de aquello. Al día siguiente Babalucas fue otra vez a la misma función. Llegó la candente escena. La voluptuosa actriz empezó otra vez a aligerarse la ropa. En el momento culminante el tren ocultó de nuevo los encantos de la chica. Lo mismo sucedió en las siguientes funciones. Ya harto exclamó con enojo Babalucas: "Carajo ¿qué ese maldito tren no se retrasa nunca?". En la orilla de la carretera Pepito, que llevaba consigo a su perro, le pidió aventón a un automovilista. "Te puedo llevar a ti, buen niño -le dijo el señor-, pero no a tu perro''. "No hay problema -contestó el chiquillo-. El perro nos seguirá''. Puso en marcha el señor el automóvil, y el perro echó a trotar tras él. Aumentó la velocidad el hombre; el perro apresuró la carrera. Intrigado, el señor sumió el acelerador: 120 kilómetros por hora, y el perro no perdía paso. El conductor, sorprendido, imprimió la máxima velocidad al automóvil: 200 kilómetros por hora. El perro seguía al lado del automóvil, corriendo sin cesar. Dijo Pepito de repente: "Aquí me bajo''. El señor pisó el freno a fondo, y el automóvil se detuvo entre chirriar de frenos y humear de llantas. Abrió la puerta el niño. Ahí estaba su perro. Le dijo el señor a Pepito. "Me ha sorprendido tu perrito, niño. ¡Con qué velocidad corre! Pero dime: ¿qué es esa especie de collar que tiene en el pescuezo?''. "No es collar -explicó Pepito-. Es el trasero. El perro frenó muy bruscamente''...En tiempos pasados los hombres sufrían de amores incurables. Afortunadamente llegó la penicilina. El general Caguillas conducía la retirada. Uno de sus soldados le pidió permiso para ir a su pueblo por tres días. "¿Cómo te atreves a pedirme ese permiso? -respondió con enojo el general Caguillas-. ¡Estamos en medio de una retirada estratégica, muchacho! ¡Necesito a todos mis hombres!". "Pero, mi general -se atrevió a objetar el soldado-. Mi esposa está a punto de dar a luz, y únicamente está con ella su mamá, anciana y casi ciega. Necesito ir a mi pueblo para asistir en el parto a mi mujer". El general Caguillas, que en el fondo era hombre compasivo, se quedó pensando un momentito y luego le dijo al soldado: "Mira, muchacho. El permiso no te lo puedo dar, pero voy a ayudarte: haré que nuestra retirada estratégica sea por el rumbo de tu pueblo". Himenia Camafría y Celiberia Sinpitier, maduras señoritas solteras, iban en bicicleta por una veredita del campo. El paisaje estaba lleno de bellezas: piaban los pajaritos con dulzura; corría manso el arroyuelo; perfumaban las flores el ambiente. "¡Qué bonito estoy sintiendo!'' -exclamó con arrobo Celiberia. "Yo también -dijo la señorita Himenia respirando con agitación-. Ha de ser el asiento de la bicicleta''... FIN.

MIRADOR.

HISTORIAS DE LA CREACIÓN DEL MUNDO.

Según el relato del Génesis, la serpiente puso en tentación a la mujer. Para eso le ofreció el fruto del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal.

Tal es la versión original, la aceptada a lo largo de los siglos. Ningún exégeta de la Biblia ha puesto esa versión en entredicho; todas las religiones judeo-cristianas la aceptan como verdadera.

Yo, sin embargo -lo digo con el mayor respeto para el Génesis-, conozco otra versión. Eva miró a Adán, dueño de toda su apostura y de su juvenil vigor aún no estrenado, y que en el Paraíso jamás podría estrenar. Eva vio por encima del muro que cercaba el jardín del Edén y vio un horizonte de libertad. No sé qué cosas imaginaría, o en qué pensaría la mujer, el caso es que fue con la serpiente y le sugirió al oído con tentadora voz:

-Ofréceme la manzana.

¡Hasta mañana!...


MANGANITAS.

". Seguirá subiendo la gasolina.".

Eso lo sabemos ya.

A pesar de la reforma, jamás, en ninguna forma, Pemex nos la bajará.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.