• Regístrate
Estás leyendo: Gripe y vitaminas
Comparte esta noticia

Ciencia, educación y ambiente

Gripe y vitaminas

Arlette López

Publicidad
Publicidad

Es temporada de frío, y dicen que también es temporada de gripe, ¿pero será cierto que el frío y la gripe son una nada agradable mancuerna? Esta enfermedad la causa un virus que existe durante todo el año y se presenta cuando las circunstancias lo permiten.

En los meses fríos es frecuente encontrar personas enfermas, pero no es exclusivo de este periodo. Coadyuva en temporada de frío que la ventilación es menor, los espacios en que desarrollamos actividades están cerrados, hay menos exposición al sol, debilitándose nuestro sistema inmune al disminuir la vitamina D y la melatonina, además de que al convivir con personas enfermas se contagia rápidamente la enfermedad.

Estudios realizados por el Dr. Peter Palese, de la Escuela de Medicina de N.Y., premio Roberto Koch por sus estudios sobre el virus de la Influenza, demostró que este es más estable si la temperatura es fría y en condiciones de baja humedad. Así, la dispersión del virus por vía aérea, resultado de las partículas que se emiten por la tos y el estornudo está garantizado.

Pero como para toda enfermedad, contamos con un alternativa derivada de la experiencia o creencias conocemos de algunos remedios muy efectivos, unos sabrosos y otros de difícil consumo, pero eficientes según dicen.

Así nos enteramos de los efectos curativos del propóleo, del Jengibre, de los tés de mermelada de frambuesa como lo acostumbran en Rusia, del ajo como zumo, té o liquido descongestionante aplicado en la nariz y desde luego la campeona de las recomendaciones, que es la vitamina “C”.

Desde los años 70 del siglo pasado, el Premio Nobel de Química L. Pauling, defendía el efecto positivo de la vitamina “C” que evitaba enfermedades respiratorias. Sin embargo 29 estudios científicos posteriores definieron que es un poderos antioxidante y muy benéfico su consumo para el sistema cardiorrespiratorio, para la piel, y para fortalecer el sistema inmune, por lo que puede disminuir la intensidad y duración de un resfriado, pero no evita la gripe.

La recomendación es incrementar el consumo de frutas y verduras, ya que cinco porciones aportan más de 200 miligramos cuando requerimos 80 en promedio. Fresas, mangos, pimientos, brócoli, guayaba, grosella, papaya y desde luego los tradicionales cítricos, son opciones que fortalecen el sistema inmune y son una alternativa para transitar con salud esta temporada. La naturaleza siempre provee. _

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.