• Regístrate
Estás leyendo: El enigmático futuro
Comparte esta noticia

Ciencia, educación y ambiente

El enigmático futuro

Arlette López

Publicidad
Publicidad

Cuántos rituales, consultas, y actividades se realizan para que alguien o algo adivine el futuro. Son muchas y diversas, pues la forma de predecirlo se relaciona con la cultura y creencias. Incluso los animales se han utilizado para ver más allá del presente como lo hacían 500 años a.C. los etruscos degollando un animal para encontrar en el páncreas, el hígado, el corazón o las vísceras la respuesta a sus preguntas El adivino era conocido como arúspice y se preparaba de manera muy cuidadosa

Conocer el futuro no tenía distingo de clases por lo que este oficio terminó siendo bien pagado y solicitado, conservando su vigencia hasta nuestros días.

Pero ¿de dónde nace este humano interés?, algunos autores remiten a la curiosidad innata, los psicólogos opinan que la falta de seguridad privilegia esta conducta explicándose también con la teoría de las necesidades humanas del impulsor de la psicología humanista Abraham Maslow quien destaca que el ser humano después de satisfacer sus necesidades básicas, busca satisfacer las necesidades de seguridad y protección, sociales, estima y autorrealización.

En este escenario contar con certeza o explicación a hechos, circunstancias y preocupaciones relacionadas con el futuro permitirá al preocupado miembro de una comunidad tomar decisiones, a su juicio, más pertinentes.

En la antigüedad, los oráculos eran la referencia para orientar la vida y acciones de reyes y guerreros, sabemos de la Estatua de Hermes, la Encina parlante y el famoso oráculo de Delfos que le reveló a Sócrates el “Conócete a ti mismo” ahí la sacerdotisa o pitonisa era la emisaria de las respuestas que Apolo daba a los visitantes. Y ¿cómo lo hacía? numerosos historiadores mencionan que para revelar el mensaje la pitonisa aspiraba unos gases que provenían del fondo de la tierra entrando en trance

Este hecho causa una gran expectación entre los geólogos, arqueólogos y geotécnicos por descubrir la verdad sobre la existencia de esos gases. La investigación llevo a una hipótesis que registra la revista Scientific American en relación a unas fallas geológicas que pasaban bajo el Oráculo de Delfos por donde se filtraba etileno un poderoso psicoactivo que sumía a la pitonisa en profundo trance. Como conclusión podemos acordar que comprender el sustento de lo que produce un fenómeno puede mejorar el presente y que cada uno de nosotros construya un mejor futuro

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.