• Regístrate
Estás leyendo: CON EL AGUA HASTA LA COCINA
Comparte esta noticia

Ciencia, educación y ambiente

CON EL AGUA HASTA LA COCINA

Arlette López

Publicidad
Publicidad

Las fuertes lluvias de esta temporada han impactado en la calidad de vida de muchas personas, sin embargo por otra parte en fechas recientes enfrentamos la carencia del vital líquido. Entre estos dos escenarios ha transitado la megalópolis, situación que nos invita a reflexionar sobre qué pasaría si el agua llegara a faltar con más frecuencia, quizá como decía el poeta H. Auden “Miles de personas han sobrevivido sin amor, ninguna sin agua”.
Alrededor del año 600 a.C. el filósofo presocrático Tales de Mileto afirmaba que “todo es agua” porque el líquido era la materia originaria del universo y si bien el agua nos rodea por todas partes es un compuesto de lo más versátil ya que siendo químicamente la misma cosa, recibe distintos nombres, en estado sólido es “hielo” como líquido es “agua” y el gas es “vapor”
En la fórmula del agua, un volumen de oxígeno y dos de hidrógeno, tenemos el mejor disolvente, un elemento que también refracta la luz, que forma los ríos, mares y que es la cuna de la vida, misma que sigue dependiendo del agua.
Desde el espacio a 160 000 km, nuestro planeta destaca en el fondo negro como una esfera azul con manchas blancas que son las nubes, tres cuartas partes de la superficie terrestre la cubren mares y océanos pero solo menos del 1% está disponible para consumo. El agua es de necesaria presencia en la conformación de todas las células vegetales y animales, en donde algunos como los invertebrados marinos tienen un 97% de agua en su cuerpo, el agua está sujeta al ciclo hidrológico y parte de este comprende la recarga de los acuíferos que están en el subsuelo y es aquí en donde tenemos problemas.
La perforación de pozos empezó en 1847 en la ciudad de México donde había 500 pozos ahora por cada litro de agua que se recarga en los pozos que existen, se extrae casi el doble.
El agua es vital para la producción como ejemplo, producir medio kilo de papas requiere 200 litros de agua, medio kilo de carne 45 000 litros, 450 litros un huevo de gallina y 5 680 para un barril de cerveza y si de cocinar se trata el agua es fundamental decía Sor Juana “Si Aristóteles hubiera guisado, mucho más hubiera escrito sobre el agua”
El agua potable es menos abundante de lo que pensamos, agradecer el agua de lluvia y almacenarla es una opción que será necesario desarrollar por su importancia estratégica para los próximos años.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.