• Regístrate
Estás leyendo: Compañeros de vida y muerte
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 21:28 Hoy

Ciencia, educación y ambiente

Compañeros de vida y muerte

Arlette López

Publicidad
Publicidad

Son diversas las interpretaciones que damos a los seres vivos que nos rodean, de éstos en particular a los animales. Identificamos a los que pueden considerarse como una apreciable e incondicional compañía procurándolos como mascotas, algunos otros que no quisiéramos tener cerca pues su presencia significa enfermedad o muerte y también los que son compañía y guía para el difunto en su camino a la eternidad.

El hecho de que un ser vivo sea sujeto de tantas interpretaciones se asocia en buena medida tanto a su conducta y hábitos como a sus características específicas el color, sonidos que emite, tamaño etc. Como referencia con algunos animales más cercanos están los gatos que son preferidos mientras no sean negros, o las creencias en el sentido de que éstos felinos pueden olfatear la muerte por lo que permanecen cerca de la persona que está próxima a pasar por este trance, también a las mariposas negras se les relaciona desde la antigüedad con seres malignos, y se consideran como sinónimo de muerte. Estas creencias tienen referencia desde épocas remotas, en las diferentes religiones y culturas, existiendo también el elemento animal que acompañará al difunto a su destino final, para sortear los peligros que enfrentará para llegar a la morada eterna.

Una referencia de esta necesaria compañía se encuentra en los registros de tumbas de más de 5000 años identificándose restos de animales sacrificados.

En las culturas prehispánicas una figura importante para el acompañamiento del difunto y para que su paso por el río del infierno llamado Chiconahuapan fuera seguro era un perro que debía tener un pelaje de color pinto pues los de color negro o blanco no podían pasar con el difunto a cuestas.

Este río con agua negra representaba las pasiones humanas, y el perro (Xólotl) ayudaba a su amo en esta travesía, pero si el muerto en vida había tratado mal a los perros no podría cruzarlo.

Los animales también representaban la transformación y el regreso a la vida de algunas personalidades que se transformaban en mariposas o pájaros como los guerreros muertos en combate y mujeres muertas en parto Para las culturas prehispánicas la vida no se concibe sin la muerte formando una indisoluble dualidad que recuperamos cada año el día de muertos. Esta valiosa tradición que nos identifica, merece valorarse en todo su contexto y transmitirla a las nuevas generaciones.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.