• Regístrate
Estás leyendo: Las encuestas electorales
Comparte esta noticia

Democracia para erizos

Las encuestas electorales

Arístides Rodrigo Guerrero García

Publicidad
Publicidad

La Real Academia de la Lengua Española define la palabra encuesta como el conjunto de preguntas tipificadas que son dirigidas a una muestra representativa de grupos sociales para averiguar estados de opinión o conocer otras cuestiones que les afectan.

En materia electoral, la encuesta se ha posicionado como un elemento clave en la definición de estrategias de los partidos políticos; tal es su relevancia, que muchos partidos la utilizan en sus procesos de selección internos como método para determinar quiénes serán sus candidatos.

En ese sentido, el legislador mexicano detectó la necesidad de regular las encuestas electorales, y a partir de las reformas del año 2014 y la creación de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales se incluyó, en el libro quinto de este ordenamiento, un capítulo denominado “de las encuestas y sondeos de opinión”.

Al respecto, dicha Ley señala que es el Consejo General del INE el encargado de emitir las reglas, lineamientos y criterios que las personas físicas o morales deberán adoptar para realizar encuestas o sondeos de opinión en el marco de los procesos electorales federales y locales.

Asimismo, se establecieron reglas específicas para las mismas, entre ellas, las siguientes: 1) la prohibición de difundir o dar a conocer por cualquier medio de comunicación, los resultados de las encuestas o sondeos de opinión, que tengan como fin dar a conocer las preferencias electorales durante los tres días previos a la elección y hasta la hora del cierre de casillas; 2) presentar ante el INE u OPLE un informe sobre los recursos aplicados en su realización de la encuesta; 3) la obligación de difundir la metodología, costos, personas responsables y resultados de las encuestas o sondeos.

Estas disposiciones legales fueron robustecidas por la Sala Superior del Tribunal Electoral en la Tesis LVII/2016, en la que se resolvió que el deber de informar sobre encuestas al INE no coarta el derecho de información y libertad de expresión, considerando la importancia de no vulnerar el principio de equidad en la contienda electoral.

Además del principio de equidad, de acuerdo al propio INE, la difusión de la encuesta y la metodología empleada, tiene como objetivo fortalecer la transparencia y la máxima publicidad, y de esta forma lograr que la ciudadanía cuente con información necesaria para valorar la calidad de las encuestas, y con ello incentivar un voto razonado y una opinión pública mejor informada.

Ahora bien, existen organizaciones como la Asociación Mexicana de Agencias de Investigación de Mercado y Opinión Pública (AMAI), que han señalado los puntos clave que deben revisarse en una encuesta, entre los cuales destacan: 1. ¿Quién realizó la encuesta? 2. ¿Quién pagó por la encuesta y por qué se hizo? 3. ¿Cuánta gente fue entrevistada para la encuesta en cuestión? 4. ¿Cómo fueron seleccionadas esas personas? 5. ¿De qué universo (nación, estado, región, maestros, abogados, etc.) fue seleccionada esta población? 6. ¿Fue hecha esta encuesta por teléfono o por correo? 7. ¿Cuál es el error teórico muestral de los resultados de la encuesta?

Lo anterior debe ser atendido de manera objetiva, en aras de garantizar la imparcialidad y la objetividad con las que las encuestas fueron realizadas, con la finalidad de proporcionar al público información fidedigna y real respecto a las preferencias del electorado, pues una ciudadanía bien informada es el primer paso para lo que Almond y Verba denominaron como cultura política participativa.

En los siguientes meses, las encuestas electorales ocuparán un lugar importante en las estrategias de los candidatos y partidos políticos, por lo que resulta importante que la ciudadanía cuestione aspectos metodológicos y trate de mantenerse lo más informada posible.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.