• Regístrate
Estás leyendo: Para mi siempre maestro
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 05:05 Hoy

De raíces y horizontes

Para mi siempre maestro

Arcelia Ayup Silveti

Publicidad
Publicidad

No tuve mi primera hora el primer día de universitaria en el extinto ISCyTAC. Mis compañeros y yo esperábamos al maestro mientras veíamos un profesor esperando sus alumnos. Al término de la hora, nos enteramos que en efecto se trataba de nuestro maestro, era Saúl Rosales.

Fuimos en grupo a disculparnos, y con gran serenidad y sencillez nos dijo cuándo sería nuestra próxima clase.

Ese fue mi primer acercamiento físico, ya que solo le conocía a través de su obra y del entonces suplemento “Opinión Cultural de la Opinión”. Recuerdo sus clases, la convivencia fuera del aula, su solidaridad y su gran sentido del humor.

Un día, descubrí en su auto un poster donde se postulaba para candidato del Partido Mexicano Socialista a alcalde de Torreón.

Tenía en sus brazos a Nadia, su hermosa primogénita. Con gusto le hubiese dado mi primer voto a un partido diferente al mío, pero mi sufragio era en Matamoros y no fue posible. Con frecuencia nos reuníamos en su casa, convertida en recinto oficial de fiestas y reuniones.

Tenía una enorme biblioteca, ahora incrementada de manera notable. Platicábamos mucho, me regalaba libros y con emoción me contaba de ellos, de sus proyectos literarios, de su chamba, pero también hacía bromas, desde entonces sonríe.

Dejamos de frecuentarnos mientras radiqué en la Ciudad de México, pero luego nos reencontramos con mayor gusto. Sabía de sus viajes con sus hijos a la playa y de sus comidas domingueras.

Vivimos altibajos y festejamos la llegada de nuestros respectivos hijos de papel, de carne y huesos; cumpleaños, sus premios, y demás alegrías.

Siempre me ha asombrado su extraordinaria sencillez, y su disponibilidad para atender mis dudas, puedo presumir que un miembro correspondiente de la Academia Mexicana de la Lengua es mi asesor.

El pasado 29 de octubre cumplió 75 años. Su vitalidad, ingenio, pluma prodigiosa, relaciones familiares, disciplina y felicidad, están más presentes que nunca.

Felicidades a mi queridísimo amigo Saúl Rosales: mi siempre maestro.


biznagaas@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.