• Regístrate
Estás leyendo: La española
Comparte esta noticia

De raíces y horizontes

La española

Arcelia Ayup Silveti

Publicidad
Publicidad

Le llamaron “la voz de la mujer en una época en que la mujer callaba.”Enigmática escritora, hermosa, rica, baronesa, avanzada a su época, socialista, talentosa, dibujaba, bailaba y, además tocaba el arpa y el piano. Rompió moldes, se divorció, tuvo amantes y le regaló a la humanidad su valiente, perspicaz y talentosa obra.

Nació bajo el nombre de Aurore Lucile Dupinen (París, en 1804). Sus libros dieron fama bajo el seudónimo de George Sand. Su carácter y determinación hizo ignorar a las innumerables voces de desacuerdo con su estilo de vida, nada común para su época. La baronesa fue de las primeras mujeres de su país en fumar, usaba pantalones, mientras las mujeres vestían incómodos vestidos y sus cabezas eran solo portadores de sofisticados peinados y sombreros.

Esta bulliciosa parisina fue ferviente defensora de la Tercera República, intervino con su pluma y de forma activa en el movimiento revolucionario que sacudió a Francia y a Europa en 1848. Se ganó el respeto y la admiración de grandes artistas de su tiempo como Honoré de Balzac quien la describió como: “la más mujer de las mujeres.”Mantuvo amistad con el compositor Franz Liszt, el pintor Eugène Delacroix, los escritores Alejandro Dumas, Víctor Hugo, Julio Verne y Gustave Flaubert.

La española, como le llamaban, fue la primera escritora que una editorial le pagó por un libro como mujer. No era secreto que los libros de George Sand eran en realidad obra de una mujer. Inició escribiendo a escondidas, y cuando se descubre como verdadera escritora, se apasiona a tal grado de no dormir para crear, pero en especial, demostrarse a sí misma el alcance de sus ideas y de su pluma.

Aurore abogó con su ejemplo por el derecho de la mujer a quienes defendía férreamente. Sabía la fuerza de su voz. Luchó a todo pulmón por la libertad de su cuerpo, sus ideas, sus libros y sus sentimientos. Una mujer extraordinaria, con el valor de trabajar a pesar de ser baronesa, o de lo que de ella se hablaba a sus espaldas. Gracias a mujeres como ella, las de hoy tenemos la mesa puesta en todos los terrenos.


biznagaas@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.