• Regístrate
Estás leyendo: Ecos de “Siempre no”
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 10:20 Hoy

De raíces y horizontes

Ecos de “Siempre no”

Arcelia Ayup Silveti

Publicidad
Publicidad

El pasado domingo relaté el extraordinario trabajo de la Escuela de Basquetbol José Ayup Tedy y de la Asociación Ayup en Matamoros, Coahuila. Los equipos femenil y varonil representarían a nuestro país en el Sexto Festival Internacional de Mini Baloncesto en San Salvador.

Sus entrenadores se harían cargo de trámites y cubrirían la totalidad de los gastos, pero los padres no les dieron permiso. Recibí un sinnúmero de opiniones, cuestionamientos e indignaciones, reproduciré solo algunas.

Don Fernando Todd Siller, puso en mi facebook: “Niños grandes de papás chiquitos.” Karla Valdés, directora de la Escuela de Psicología de la UA de C, Unidad Saltillo, escribió: “Sigo en shock, me cuesta tanto enfrentarme con gente que limita a otros o se limita a sí misma por no sé qué pensamientos o creencias que desde mi perspectiva son una estupidez.

La actitud de los padres es para indignarse”. También de la misma escuela, la investigadora Jana Kasa, originaria de Praga, externó: “Leí el artículo y así me gustaría que los desprotegidos tengan la oportunidad y que México cambiara y los niños tengan otra vida”.

La maestra Edna Alonso comentó: “Tienes un apellido que hace historia, qué triste que a esos pequeños campeones no los dejaron volar, es natural que sus padres tengan miedo a lo desconocido. El esfuerzo de los niños ha trascendido fronteras, pese a sus limitaciones y carencias”.

La diputada Flor Rentería, externó: “Qué mala decisión de los papas. ¡No la entiendo!” De mi prima Gaby Ayup recibí este mensaje: Generaste una polémica aquí en el camión de regreso a Torreón con las Ayup, analizando qué hicimos mal para que no nos prestaran a los niños y tratando de resolver para la próxima”.

La Secretaria del Trabajo, Norma González, dijo: Gracias comadre, qué bárbaros tus paisanos.

Por eso no llueve”. Mi amiga y siempre crítica Isadora Santibáñez mostró su indignación: “Me encantó saber del esfuerzo en beneficio de esos pequeños. Nos quejamos por la falta apoyo y cuando está la oportunidad los mismos padres frenan los anhelos de los niños.

Yo no tengo el orgullo del apellido, pero me indigna esta situación, ¡No puede ser! Triste, muy triste”.


biznagaas@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.