• Regístrate
Estás leyendo: El sueño de la funambulista
Comparte esta noticia

Desde Sandua

El sueño de la funambulista

Antonio Rodríguez Jiménez

Publicidad
Publicidad

Una antología resume en buena medida la creación literaria de un escritor. Hay personas que no valoran las antologías argumentando que son poemas publicados y es necesario reírse a carcajadas porque en poesía esté o no publicado el poema siempre será inédito, sencillamente porque nadie lee, excepto algunos poetas que leen a sus amigos. Me llegó hace varios días “El sueño de la funambulista”, de Ricardo Bellveser, fui a recogerlo a correos, pues llegó a casa mientras estaba de vacaciones en España, y luego decidí ponerle gasolina al coche. Había una fila de 50 o 100, una barbaridad. Tenía que quedarme porque mi depósito estaba en las últimas. Me quedé estupefacto y pensé enfadado que vivimos en un país productor de petróleo, en una situación de horror. ¿Por qué no habrá gasolina? México es mi país, donde vivo, de donde son mi mujer y mi hija y me siento orgulloso de “ser mexicano”, pero lo de la gasolina no lo entiendo. Estas cosas pasan en estados de guerra, en momentos de crisis de un país. Cuando me tocó el turno me dijo el vendedor que ya sólo quedaba diésel, que fuera otro día, pero ya habían pasado tres horas y el depósito estaba vacío. Me remolcó una grúa hasta mi casa y me dijo el señor que el día que volviera todo a la normalidad debía llamar al seguro y éste me solucionaría la manera de ir a una gasolinera a repostar.

Aquellas tres horas de espera se me hicieron más llevaderas gracias al volumen antológico de Ricardo Bellveser, publicado en la colección Vuelta de tuerca, de Olé libros. Ricardo Bellveser pertenece a la generación del 70 y está fuera de aquella lista de Novísimos de Castellet. Cronológicamente, tanto por fecha de nacimiento como por la aparición de sus primeros libros, estaría en esa larga nómina que el antólogo catalán redujo a sólo nueve. Él estaría junto a ellos y otros que no estuvieron, como Jaime Siles, Antonio Carvajal, Antonio Colinas, Carlos Clementson, Pedro J. de la Peña, Miguel D’Ors y muchos otros, cuyas obras pasaron inadvertidas, aunque algunas de ellas han sido recuperadas por los críticos o por los lectores.

“Cuerpo a cuerpo” (1977), “La estrategia” (1977), “Manuales” (1980) y “Cautivo y desarmado” (1987) son los cuatro primeros libros de Ricardo Bellveser, que forman un bloque compacto en la trayectoria poética de este escritor y que junto a cinco poemas inéditos –“Julia en julio”– se publicaron a modo de antología bajo el título de “La memoria simétrica. Antología, 1977-1993”. Ahora publica además de piezas de aquellos primeros, poemas de sus libros “Julia en julio” (1998), “Fragilidad de las heridas” (2004), “El agua del abedul” (2002), “Las cenizas del nido” (2009), “Jardines” (2013) y “Primavera de la noche” (2016).

Ricardo Bellveser cree muy poco en la inspiración. Para él la poesía ha de emerger desde la inteligencia y desarrollarse en el dominio técnico y desde el culturalismo, que no hay que confundir con el venecianismo de los Novísimos, pues él quiere romper de una vez con ellos. Considera que se ha convivido con la misma misma manera de escribir durante siglo y medio y ya es hora de distanciarse de “esa estética sometida a su propia putrefacción”.

El volumen que publica en Olé Libros está muy bien editado y se hace muy atractivo a los ojos del lector, y si a esto acompaña la calidad de los versos, asistimos a un buen espectáculo de poesía y de diferencia poética. Bellveser es un poeta de la singularidad, un movimiento, que si antes partía –llamándose Diferencia- de una postura ética, ahora se podría plantear como una estética oculta que posee las características de la calidad, que giran en torno a la reivindicación de ciertos aspectos del Modernismo, de una poesía cerebral, emocional, donde adquiere una gran importancia la cultura mediterránea con todos sus elementos y hay coincidencias de calidad con otros poetas de varias generaciones como Pedro Rodríguez Pacheco, Pedro de la Peña, Antonio Enrique, María Antonia Ortega, Fernando de Villena, José Lupiáñez, entre otros.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.