• Regístrate
Estás leyendo: La derecha que desprecia la cultura y la izquierda madrileña en la FIL
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 19:08 Hoy

Desde Sandua

La derecha que desprecia la cultura y la izquierda madrileña en la FIL

Antonio Rodríguez Jiménez

Publicidad
Publicidad

Ya se vislumbra la llegada de los caballos madrileños, que vienen desbocados a la FIL de Guadalajara. Recuerdo hace once años el desembarco andaluz, que era puramente andaluz, porque en mi tierra hay escritores como flores en un campo de amapolas. Pero en Madrid parece que no hay tantos y es una lástima. He visto el programa y echo a tantos de menos que me he preocupado, y maliciosamente pensé que la política torticera e inamovible de la izquierda reaccionaria había intervenido. No quiero ser mal pensado pero algo huele a podrido. Por ejemplo, ya he visto al poeta Dios –lo digo por omnipresente y no por su santidad o bondad deífica– llamado García Montero, que posee el don de la ubicuidad, la capacidad de estar en miles de lugares a la vez. Ese poeta con cara de buena persona (con rostro de medalla de San Pancracio) es granadino y ya estuvo en la FIL con los poetas andaluces, ¿qué hace ahora con los madrileños? ¿Se puede cambiar de nacionalidad provincial? He llegado a pensar que sí, pues desde que un grupo de catalanes quieren independizar a toda la comunidad autonómica por las bravas, ya uno no sabe ni qué hacer ni qué pensar. Bueno, pues eso, ahí está el poeta grandioso de las fuerzas políticas de Ahora Madrid (Partido Comunista de España), cuya alcaldesa Manuela Carmena tiene la capacidad de cambiar los lugares de nacimiento y hacer madrileños a Mariano Peyrou, que nació en Argentina, a Ada Salas, que es extremeña o a mi buena amiga y gran poeta Olvido García Valdés, que es asturiana. Ella, por cierto, es la mejor poeta "madrileña" (y "asturiana") que vendrá a la FIL. También está en la lista Carlos Pardo, del núcleo duro del PCE.

Poetas, la verdad, vienen muy pocos, apenas dos o tres, cuando en Madrid hay muchísimos y buenos. Si asiste el poeta de Granada por qué no han invitado a Blanca Andréu, a María Antonia Ortega, Juan Carlos Suñén, Ana Rossetti, Fanny Rubio, Juan Carlos Mestre, Fernando Beltrán, Miguel Galanes o Andrea Luca, entre muchos otros, al margen de poetas mayores de calidad de derechas como Luis Alberto de Cuenca o de izquierdas como Antonio Hernández o Manuel Rico. O más neutros políticamente como Ángel García López. No se entiende esa radicalidad tan absurda en torno al silenciamiento de tantas nobles plumas cuyas obras, tanto en calidad como en cantidad, son inmensas. Pero es más cómodo llamar al nini del partido para que elabore la lista de sus amiguetes.

Curiosamente no se han olvidado de invitar a todos los periodistas culturales al margen de sus posicionamientos políticos, pues ese tipo de olvido le puede resultar peligroso a la señora Carmene y a sus mariachis. Así que ahí está Juan Cruz (Grupo Prisa), Jesús Ciberio (Grupo Prisa), Javier Rodríguez Marcos (ABC), Antonio Lucas (El Mundo), Blanca Berasátegui (El Cultural del Mundo), Ignacio Escolar (Eldiario.es) o Manuel Rodríguez Rivero (El País), que está representado por partida triple.

Invitaron a narradores como Soledad Puértolas (zaragozana), Lorenzo Silva, Ray Loriga, Andrés Barba, Luisgé Martín, Vicente Molina Foix (valenciano), Manuel Vicent (valenciano) y muchos otros. Al menos, los narradores son aceptables, aunque muchos no sean madrileños.

Esta es la política rara e irresponsable que se hace en España, ya que la Comunidad Autónoma de Madrid (que debería tener algo que decir en el tema de la FIL dedicada a Madrid) está gobernada por el PP que siempre ha hecho dejaciones de todo lo relacionado con la Cultura. Le da tan poca importancia que siempre deja que corte el pastel la izquierda, pues a ellos se la repampinfla y dejan incluso que se lo coman enterito. Siempre ha sido así y eso no va a cambiar nunca. De hecho ni siquiera existe en España un Ministerio de Cultura (el que hay está compartido con la Educación y el Deporte). Todavía falta casi un par de meses para el evento, de modo que se podría rectificar. Aunque no creo que nadie lo haga, pues la izquierda tiene montado su circo y los otros hasta le ceden terrenos y le dan subvenciones para que lo monten donde quieran. "Cultura para qué", dicen mientras el país se le rompe por el noreste y siguen de brazos cruzados.

arodriguezj15@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.