• Regístrate
Estás leyendo: Error cancelar el NAICM
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 12:26 Hoy

Columna de Antonio Ochoa

Error cancelar el NAICM

Antonio Ochoa

Publicidad
Publicidad

No soy un experto en aeronáutica civil o comercial, aunque trato de estar al tanto y dar seguimiento al proyecto en parte ya realizado del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que iba a sustituir al actual aeropuerto Benito Juárez. Este aeropuerto fue inaugurado en 1952 al final de la administración del presidente Miguel Alemán Valdés, como parte de un mega proyecto que dotó al país de una moderna red de infraestructura económica y social, habiendo sido la principal obra la construcción de las flamantes instalaciones de la UNAM, Ciudad Universitaria que junto con otras instituciones públicas y privadas de educación superior han representado, aunadas a las oportunidades laborales, una fuente permanente de movilidad y transformación social.

Aún con varias ampliaciones, incluida la Nueva Terminal 2, la cual fue una iniciativa del mandatario Vicente Fox, el aeropuerto Benito Juárez está saturado desde el año 1973. Originalmente, según me comentaron tres pilotos, las dos pistas paralelas de 4 kilómetros cada una fueron contempladas para un máximo de una operación de despegue o aterrizaje cada 60 segundos, y dado el incremento del tráfico aéreo, actualmente se están forzando a una cada 40 segundos.

Pero hay otro problema técnico: la aproximación final de los jets comerciales se hace sobrevolando toda la capital de la República. Si bien en las décadas 50 y 60 del pasado siglo XX dadas las altas tarifas viajar en avión se podía considerar un lujo, ahora es una necesidad y hay una amplia gama de opciones para adquirir boletos a un costo accesible.

A pesar de que yo no estoy de acuerdo, es muy respetable que AMLO no quiera disponer del avión presidencial encargado en el gobierno de Felipe Calderón, el cual cuenta con espacios adecuados para que el mandatario trabaje con su equipo de asesores durante las giras a diferentes partes del mundo.

Sin embargo con todo respeto a los ciudadanos que optaron por la adición de la Base Aérea Militar de Santa Lucía, asiste la razón a numerosos expertos en aeronáutica civil cuando afirman en el caso de llevarse a cabo dicha opción, en tres años estará agotada.

¿Por qué negar a nuestra gran nación de un aeropuerto de primer mundo? El proyecto de Texcoco, en mi opinión, debería continuar hasta terminarse.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.